Hasta la mitad del siglo XX, era bastante habitual que los ejércitos de todo el mundo recurriesen a mulas y caballos para realizar el transporte de tropas y de suministros, sobre todo, cuando había que realizar desplazamientos en zonas escarpadas y de difícil acceso para un camión o cualquier otro tipo de vehículo a motor. En pleno siglo XXI, a pesar de disponer de helicópteros y vehículos de todo tipo, los soldados siguen teniendo que cargar el equipo cuando se mueven por zonas de difícil acceso y, con la idea de apoyarlos, DARPA y Boston Dynamics se pusieron a trabajar en el desarrollo de robots como Alpha Dog (ahora conocido como LS3) o BigDog, predecesor del LS3, que acaba de adquirir nuevas facultades y es capaz de arrojar objetos mediante un brazo mecánico.

BigDog es un proyecto en el que DARPA (la agencia de investigación del Departamento de Defensa de Estados Unidos) y Boston Dynamics llevan trabajando desde el año 2005 con el objetivo de desarrollar un robot que se soporta sobre cuatro patas emulando las mulas que usaban los ejércitos de antaño. Si bien gracias a BigDog se ha desarrollado el programa LS3 de los Marines, el proyecto de BigDog no está aún finalizado y quedan diversas líneas de trabajo por explorar.

En este sentido, el equipo de Boston Dynamics ha trabajado en acoplarle un brazo robótico a BigDog con la idea que sea capaz de atrapar cosas para, después, sorprendernos a todos con un hecho bastante curioso: BigDog es capaz de coger un objeto y arrojarlo con un movimiento similar al de un atleta de lanzamiento de martillo.

La prueba es el vídeo que Boston Dynamics publicó hace algunas horas en su canal de YouTube; un vídeo en el que podemos ver a BigDog desplegar su brazo mecánico para atrapar un bloque de cemento para ver, acto seguido, al robot "coger impulso" mientras gira el brazo y también balancea su cuerpo mecánico antes de arrojar el bloque de cemento (y estamparse éste sobre el suelo).

El objetivo es desarrollar técnicas que permitan usar la fuerza de las piernas y el torso para ayudar a realizar movimientos del brazo con bastante fuerza. [...] Este tipo de aproximación es algo bastante normal entre los atletas y ahora nos ayuda a mejorar el funcionamiento de los robots

La verdad es que vale la pena ver el vídeo y fijarse, sobre todo, en el movimiento de las piernas de BigDog mientas éste va cogiendo impulso antes de lanzar el bloque de cemento; un movimiento bastante singular que sorprende mucho ver implementado dentro de la rutina de un robot.

Otro experimento de Boston Dynamics y DARPA que nos hace volver a pensar en la singularidad tecnológica.