¿Que hacer si tienes una fortaleza abandonada en medio del mar y ya no sirve para tener cañones? Bajo mi punto de vista tienes dos opciones. O le pones dinamita y la vuelas por los aires o haces algo más productivo. Por suerte aquí nos encontramos con el segundo caso y con alguien que tiene más visión de negocio que la mía. Es por ello que Spitbank Fort fue comprado en 2010 y tras una asombrosa y costosa renovación ha abierto sus puertas renovado como hotel de lujo.

Mark Watts, el manager del hotel cuenta que cuando lo compraron en 2010 (por un precio estimado de 1M de libras esterlinas) estaba vacío y abandonado. Antes, en los años 90 había sido remodelado y convertido en una discoteca. Pero su función inicial había sido la militar ya que había sido construído hace 134 años como fuerte para repeler los posibles ataques de la Marina Francesa en la ciudad de Portsmouth, en Inglaterra.

En su época llegó a alojar a unos 150 soldados, los cuales dormían en hamacas pero ahora el hotel cuenta con todas las comodidades y tiene 9 habitaciones en las que puede llegar a albergar hasta 18 huéspedes. De entre estas comodidades podemos destacar tanto el jacuzzi como la chimenea situados al aire libre o el bar de lujo.

Su localización se situa en la bahía de Portsmouth a una milla de la costa con lo que no está en medio de la nada. Aun así, cuenta Mark Watts que los huéspedes se sienten como si estuvieran en medio del mar y hubieran hecho un largo viaje. La remodelación se ha se ha hecho manteniendo el patrimonio histórico y ha costado 3M de libras. El precio por noche está sobre las £350 pero si quisiéramos alquilar todo el hotel para un evento nos costaría unos £5,000 y eso incluye comida al llegar, recepción con champán, cena de tres platos y desayuno al día siguiente.

Al hotel se puede llegar con un taxi marítimo desde Portsmouth y los huéspedes pueden tomar el sol o pescar.