**Austin Meyer** es conocido por haber creado el simulador de vuelo **X-Plane**. Sin embargo, podría pasar a la historia como la persona que consiguió acabar con los *trolls de patentes* (*copyright trolls*, en inglés). Claro que, para ello, tendrá que tener éxito con su campaña de recogida de firmas para lograr que tengan que pagar los costes del juicio en el caso de perder. Meyer cree que con este movimiento se podrían evitar las demandas frívolas por infracción de derechos sobre tecnologías que, en muchas ocasiones, ni siquiera han sido desarrolladas. Como la que ha recibido él mismo por parte de una empresa llamada Uniloc.

Patentar una idea cuesta unos 195 dólares. Sin embargo, conseguir un acuerdo tras una demanda puede proporcionar una cantidad de dinero hasta 1.000 veces mayor (en función de la compañía demandada) si se llega a un acuerdo. Y son muchas las empresas que prefieren hacerlo antes que entrar en el tedio de los juicios. En otros casos, el motivo que lleva a pactar es el miedo a tener que pagar una cifra todavía más desproporcionada.

Pero Meyer no quiere pasar por el aro. Especialmente porque en su caso la patente en cuestión ni siquiera está relacionada con el programa creado, sino con el sistema de protección anticopia que utiliza su simulador para Android.

Poseer una patente, explica, no significa necesariamente haber creado un producto. En lugar de ello, es «el derecho a demandar a alguien que realmente haga el trabajo para crear y comercializar el producto». Y en su caso, aprendió la lección cuando en septiembre de 2012 fue informado de que tanto él como otros desarrolladores Android se enfrentaban a «millones de dólares en litigación» por utilizar un sistema «presente en virtualmente cualquier aplicación de Android desarrollada».

No está claro cuál es el coste anual de este tipo de prácticas, pero hay quien dice que puede llegar a suponer un gasto de 500.000 millones de dólares al año en Estados Unidos. Es difícil saberlo con seguridad porque en la mayoría de los casos los acuerdos no pueden ser revelados por ninguna de las partes (lo que, por otro lado, también beneficia a los *trolls de patentes*, pues parece que ganaron el juicio).

En este caso, el coste sería de aproximadamente 1,5 millones de dólares, aunque Meyer se ha unido a otras compañías para organizar una defensa conjunta. También acepta donaciones (que, asegura, jamás irán a parar a las manos de estos *trolls de patentes*, pues no piensan pactar). Además, en el caso de que les sobe dinero, lo donarán al refugio de animales más cercano. Google no proporcionará dinero para la causa, aunque sí dará información a los abogados del desarrollador (la tecnología anticopia utilizada fue proporcionada por el buscador).

Esto no sólo es frustrante para personas como Austin Meyer, que se ha visto inmerso en un juicio largo (hasta tres años, según los abogados que consultó) y costoso (se estaba planteando tener un hijo, pero ha preferido aplazar la decisión, según explica), sino un problema muy grande para el ecosistema Android en este caso y la innovación tecnológica en general.

«Cuando le expliqué esto a mi madre, escuchó todo mi discurso sobre la demanda de Uniloc contra mí, mis ideas sobre las reformas en patentes y litigación, mis pensamientos sobre Uniloc y los abogados que la representan y el coste total de la demanda de más de 1,5 millones de dólares, 3 años de estrés para mí y mi mujer y la posible pérdida de un nieto para ella y todo lo que pudo tartamudear fue ‘no lo entiendo, ¿qué has hecho mal?'», explica Meyer. ¿Su respuesta? «Hice un simulador de vuelo para Android«.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.