Se acabó lo que se daba, el ambicioso proyecto de News Corporation, The Daily, echa el cierre ante su inviabilidad a largo plazo. Nacido en febrero de 2011 como el pionero de la transición a lo digital, ha tardado menos de dos años en comprobar que todavía no es el momento, o al menos no así.

Rupert Murdoch, el magnate propietario del holding de medios News Corporation, ha anunciado la fecha de cierre hoy mismo: el próximo 15 de diciembre, The Daily dejará de existir. En ese mismo comunicado, Murdoch ha hablado de que The Daily fue desde el principio un experimento en el mercado digital, y una increíble fuente de innovación. Asimismo, se lamenta de que la audiencia no ha sido lo suficientemente grande como para plantearse la continuación de un modelo de negocio así en el largo plazo.

En los primeros momentos tras su presentación, los datos de The Daily eran bastante halagüeños. Rápidamente llegó a convertirse en la aplicación de noticias más descargada en la App Store, aunque después vino un primer mazazo cuando se hicieron públicas las pérdidas por valor de diez millones de dólares, las cuales supusieron el despido de 50 de los 170 empleados de la compañía.

Parecía que la cosa le iba mejor cuando en su primer año de vida celebraba sus 100.000 suscriptores, cifra muy considerable a la que en buena parte ayudaron a conquistar los bajos precios que costaba: 99 centavos a la semana, y 39'99 dólares anuales. No obstante, analistas expertos como Alex Wilhelm ya hablaban de que era un número insuficiente para mantener una plataforma así. Profecía que finalmente se ha cumplido.

Los motivos de este insuficiente éxito son señalados desde todas partes. Destacable es el argumento de WebProNews, quien parte de lo básico: no se puede intentar competir cobrando contra lo gratuito que ya existe en la red, si los contenidos no se diferencian lo suficiente. El rumbo enigmático de la prensa escrita se acrecienta. Hace un año nos preguntábamos si ésta era la salida de una industria en apuros. Parece que tampoco.

Imagen: The Atlantic.