Si durante este 2012 hemos visto como ha continuado el acoso a The Pirate Bay junto al cierre de muchos de los principales cyberlockers y sitios BitTorrent, la RIAA ha elaborado una lista para el próximo año. Un conjunto de sitios webs "peligrosos" dirigida al gobierno de Estados Unidos. Junto a esta, una propuesta para el futuro: que todos incluyan un filtro proactivo con el que regular y eliminar las infracciones.

BitTorrent y la piratería

Una propuesta lanzada por la RIAA junto a otros titulares de derechos de autor, la misma que realizaron a finales del año pasado y que ha acabado en el tiempo con la desaparición de sitios como BTjnkie, Megaupload, Demonoid y otros tantos sitios señalados. La carta de la RIAA comienza de la siguiente forma:

Queremos tomar un momento para reflexionar sobre el hecho de que, en gran parte gracias a los esfuerzos del gobierno de EE.UU. por poner de relieve las prácticas ilícitas, algunos de los mercados notorios que hemos identificado en la presentación del año pasado se han terminado.

Según la RIAA, estas listas elaboradas muestran aquellos sitios que se benefician de la infracción de los derechos de autor de forma directa o indirecta. Un listado que va desde los sitios de intercambio de archivos BitTorrent como aquellos de descarga directa, descritos estos últimos como "mercados de alto perfil piratas".

Y es que según la sociedad, la mayoría de los sitios BitTorrent más populares derriban aquellos enlaces que se les piden cuando son identificados, aunque estas peticiones de derribo no tienen efecto porque porque el contenido vuelve a ser subido por los usuarios:

Uno de los principales problemas que tenemos con los avisos de derribo en BiTorrent es que el mismo material infractor puede ser insertado otra vez de manera ciertamente rápida.

La RIAA explica en la carta que el problema se complica aún más por la existencia de muchos archivos similares bajo diferentes URLs. Un "juego" con el que se quiere acabar proponiendo que los sitios BitTorrent tomen medidas proactivas para garantizar que los archivos infractores no se agreguen al servicio otra vez:

Como resultado, los propietarios de derechos de autor se ven obligados a un juego sin fin del gato y ratón, que requiere considerables recursos que se dedican a perseguir el contenido infractor, sólo para que el mismo contenido vuelva a aparecer e infringir. Por esa razón, los operadores de sitios BitTorrent deben tomar medidas proactivas para detener la indexación de los torrents.

La RIAA habla de filtros automáticos para estos archivos. Además, incluye una lista de sitios a vigilar y perseguir el próximo año. Un listado de los "más peligrosos" donde se incluye a The Pirate Bay, isoHunt, Torrentz, KickassTorrents, BitSnoop, SumoTorrent, Torrenthound, BTMon, ExtraTorrent, Fenopy, LimeTorrents y TorrentReactor,

De todos ellos y como ya es habitual en los últimos años, The Pirate Bay se presenta como el más problemático. Principalmente argumentan que se trata de los pocos sitios que no responden a las solicitudes de derribo de los titulares de derechos. La RIAA informa al gobierno que el sitio sigue funcionando a pesar de las condenas en contra de sus antiguos operadores:

A pesar de las condenas firmes que existen actualmente en Suecia, el sitio se encuentra activo y es el sitio BitTorrent más popular en el mundo, con cerca de 6 millones de usuarios registrados que suben el contenido disponible para más de 26 millones de usuarios. Las películas y músicas más importantes se pueden descargar a través del servicio.

Como decíamos al comienzo, además de los sitios BitTorrent, la RIAA también enumera varios sitios de enlace y cyberlockers descritos como paraísos de la piratería. A todos ellos y sus propietarios se les sugiere que deben participar de forma más activa con filtros similares así como responder a las solicitudes de derribo en la mayor brevedad.

Una nota que viene a significar la ruta a seguir para el próximo 2013. Como vemos, continuará el asedio al BitTorrent presionando para que sean los propios sitios los que amplíen las herramientas de detección y derribo de los contenidos infractores.