Bryan Fuller es uno de los showrunners y productores televisivos más creativos, personales e interesantes de los últimos 15 años. Gracias a su tremendo y desbordante genio pudimos disfrutar de tres maravillosas series, que por desgracia, se cancelaron antes de tiempo: la macabra y divertida Dead Like Me; la ingeniosa y ácida Wonderfalls; y la deliciosamente romántica Pushing Daisies. Claro que Fuller ha estado envuelto en otros proyectos como Star Trek: Deep Space Nine o Heroes; pero el reconocimiento le llegó gracias a esa tríada de joyas televisivas.

Cuando hace unos meses saltó la noticia de que estaba preparando un reboot de The Munsters para la NBC muchos nos alegramos. Fuller parecía el hombre adecuado para redimensionar la serie, adaptarla a la actualidad y transformarla, gracias a su particular visión, en un espectáculo más que recomendable.

Sin embargo la NBC no quedó contenta con el resultado final. El piloto, en el que se invirtieron casi 10 millones de dólares, no convenció a la cadena del pavo real y el proyecto, titulado Mockingbird Lane, pasó al cajón de “Descartados”. Al parecer el episodio es visualmente impecable, se nota que se gastaron mucho dinero y que cuidaron el diseño de producción; no obstante, la historia hace aguas por todas partes. Si recordáis el año pasado sucedió lo mismo con  17th Precinct de Ronald D. Moore.

A pesar del fiasco la cadena ha decidido sacarle partido al capítulo emitiéndolo el 26 de Octubre como especial de Halloween justo antes de Grimm. Lo importante es que si ese día se logran buenos datos de audiencia, la NBC podría encargar una temporada. El problema reside en ¿qué entiende la NBC por buena audiencia? ¿Serían suficientes siete millones de telespectadores? El futuro pinta muy negro para la producción de Fuller, así que lo mejor será no hacer ilusiones.

Tenía muchas ganas de ver lo nuevo de Fuller, porque además de admirar sus anteriores trabajos – y recomendarlos encarecidamente – me gusta el reparto de Mockingbird Lane: Jerry O'Connell, Portia de Rossi y Eddie Izzard, son tres actores a los que sigo desde hace años y que siempre han demostrado su buen saber hacer ante las cámaras. El episodio piloto fue dirigido por Bryan Singer, hombre capaz de cosas muy buenas cuando quiere como The Usual Suspects o X-Men. ¿Vosotros veréis el capítulo?