Computadoras y dispositivos electrónicos tienen cada vez más peso dentro de cualquier automóvil que se diseña y fabrica en la actualidad; sistemas electrónicos de control de frenada, sensores o computadoras de a bordo son algunos de los sistemas que cualquier vehículo lleva instalados hoy en día para mejorar nuestro confort o nuestra seguridad. Proyectos como el vehículo autónomo de Google (que ha suscitado interés en la industria del automóvil) o las pruebas piloto de intercambio de información entre vehículos que van a desarrollarse en Michigan son dos buenos ejemplos de cómo la tecnología puede mejorar, aún más, nuestra seguridad al volante. Toyota, el fabricante de automóviles (que además participa en el experimento que se desarrollará en Michigan), parece que quiere seguir caminando por esta senda y, con tal fin, se ha propuesto desarrollar un sistema con el que poder registrar "nuestro estilo de conducción" y recrearlo en simulaciones o, incluso, videojuegos.

wallpaper01_toyota86_1024x768

Al igual que los aviones poseen las llamadas cajas negras para registrar las conversaciones en cabina y los valores marcados por algunos instrumentos o los camiones, por citar otro ejemplo, tienen los tacógrafos para registrar la velocidad del vehículo, aceleraciones y frenadas (entre otros factores); Toyota estaría trabajando en un sistema que permitiese registrar toda la información que se genera en los sistemas distribuidos en un vehículo (pisada del freno, aceleración, velocidad, giros del volante, el GPS, etc) y almacenarla en una memoria o enviarla vía Bluetooth a un dispositivo móvil.

¿Y para qué utilizar toda esta información relativa a una travesía? Todos estos datos se usarían para definir un modelo que representaría nuestra forma de conducir en un trayecto determinado y, por ejemplo, podría servir para recrear nuestro viaje (en una aplicación móvil), mejorar nuestro estilo de conducción (analizando modelos poco eficientes) o incluso utilizarse como base en videojuegos de simulación de coches.

Cualquier persona podría ver cómo conduces y decirte "giraste demasiado pronto", "tendrías que haber seguido una ruta distinta"

De hecho, parece que Toyota y Denso (un fabricante de componentes para coches que está colaborando en el proyecto) quieren que estos datos puedan ser utilizados por terceros como base para sus propias aplicaciones, abriendo el sistema a los desarrolladores y a todo un ecosistema de productos y servicios que funcionen aprovechando toda esta información que, tradicionalmente, se ha utilizado en las revisiones de los vehículos o en la competición automovilística.

El fabricante tiene planeado probar este dispositivo, de nombre CAN-Gateway ECU (ontroller Area Network-Gateway Electronic Control Unit), durante el próximo año puesto que se instalará en los coches de competición del fabricante (algo bastante lógico) y, quizás, con el tiempo, extenderlo paulatinamente a otros sectores.

La idea que los datos puedan reutilizarse en aplicaciones desarrolladas por terceros es bastante interesante, bajo mi punto de vista, puesto que podría dotar de mucho realismo a cualquier tipo de simulación (sobre todo a los videojuegos) y, en el caso que este tipo de sistemas se extendiese en uso, podría ayudar mucho a esclarecer las condiciones que han provocado una avería o un accidente de tráfico.