This is true love, you think this happens every day?

Esta es una de las muchas frases míticas que podemos encontrar en The Princess Bride (La Princesa Prometida), clásico del cine de aventuras dirigido en 1987 por Rob Reiner. Ayer se cumplieron 25 años del estreno de un film que marcó a toda una generación y que grabó a fuego en nuestras mentes un nombre: Íñigo Montoya.

La película se basa en el libro homónimo escrito por William Goldman en 1973 y aunque no fue un éxito de taquilla ni contaba con actores de primera fila se ha convertido en una de esas películas que todos recordamos con cariño y que, de cuando en cuando, conviene revisitar. ¿Por qué? Pues porque lo tiene todo: una princesa en apuros, un pirata, poderosos villanos, un gigante, magia, amor verdadero, muerte y duelos de espada. Si no has visto la película te recomiendo que remuevas cielo y tierra para hacerte con una copia. Ya me lo agradecerás.

Con motivo del 25 aniversario del estreno el reparto al completo se reunió para recordar el rodaje. Ha llovido mucho desde entonces, y sin embargo verlos a todos juntos resulta emocionante y hermoso; Robin Wright, Cary Elwes, Chris Sarandon, Christopher Guest, Wallace Shawn, Fred Savage, Billy Crystal y Carol Kane.

Mandy Patinkin no pudo asistir por problemas de agenda; André el Gigante y Peter Falk habían fallecido por aquel entonces pero se les recuerda con cariño y todos sabemos que su aportación a The Princess Bride fue fundamental para consagrarla como una de las más hermosas y magníficas historias de amor.

Hay tantas cosas increíbles en esta película que enumerarlas todas se haría eterno, además cada uno de nosotros tiene su momento favorito. Todos recordamos el discurso de Montoya, un inspirado Mandy Patinkin, y el como desees de Wesley. De todas las escenas memorables destaco el que probablemente sea el mejor duelo de espadas de la historia. Bob Anderson se encargó de coreografiar una escena cargada de humor, tensión y estilo. Tanto Cary Elwes como Mandy Patinkin lo dieron todo en una escena inolvidable que requirió de muchas horas de preparación y ensayos.

25 años. Seguro que el reparto no esperaba que después de tantos años The Princess Bride siga siendo un título en boca de todo el mundo. Esperemos que dentro de otros 25 años se recuerde con cariño a esta pequeña gran película.