La Segunda Guerra Mundial vio nacer a uno de los primeros computadores de la historia, Colossus, aunque ésta no fue la única computadora que se comenzó a construir durante el conflicto bélico. A principios de los años 40 proyectos como el ENIAC comenzaron a vislumbrarse y, tras finalizar el conflicto bélico, muchas universidades y centros de investigación comenzaron a trabajar en la construcción de computadoras o adquirir los primeros modelos comerciales. Al principio, los primeros programadores veían en los juegos una manera práctica de poner a prueba algoritmos y en el seno de estos centros de investigación surgieron los primeros videojuegos como OXO (1952) o Spacewar! (1961). No sería hasta 1971, gracias a Galaxy Game y dos jóvenes emprendedores (Bill Pitts y Hugh Tuck), cuando comenzaron a surgir iniciativas que veían en los videojuegos una potente idea de negocio que se consolidaría en Computer Space que daría pie al nacimiento de Atari y uno de los grandes éxitos del mundo del ocio electrónico: Pong!.

Gun Fight cartel promocional

Los primeros videojuegos comerciales, es decir, las primeras máquinas arcades y consolas como la Magnavox Odyssey de Ralph Baer, tenían un punto en común que, a su vez, los diferenciaba de los videojuegos nacidos en el seno de los computadores existentes en las universidades: estaban realizados con componentes discretos. Efectivamente, videojuegos como Pong! estaban realizados con circuitos integrados TTL y sería algo que se mantendría hasta 1975, momento en el que la empresa Midway Games realizó un remake del videojuego Western Games de Taito con la particularidad de sustituir la lógica discreta por un procesador Intel 8080.

El Gun Fight de Midway Games (una empresa que fue fundada en 1958 y, por tanto, es la empresa más antigua del sector de los videojuegos de Estados Unidos) tiene el honor de ser el primer arcade en utilizar un microprocesador comercial y abrir así una senda que luego seguirían grandes éxitos del sector como Space Invaders (que sería lanzado por Taito en 1978).

Western Gun, que era el nombre original del juego, era un videojuego diseñado por la empresa japonesa Taito en 1975 que consistía en el enfrentamiento de dos pistoleros del salvaje oeste controlados cada uno por un jugador. Los pistoleros se podían mover hacia arriba o hacia abajo para esquivar las balas del contrario (que como en un revólver real estaban acotadas a 6 disparos). Para complicar la cosa, por el medio del escenario podía cruzarse una diligencia con la que cubrirse y, claro está, evitar un balazo del contrario. Tomohiro Nishikado (padre del Space Invaders) fue el encargado de diseñar el juego para Taito que, además, permitía al usuario jugar contra el computador en un videojuego que también ostenta el título de ser el primer videojuego en enfrentar a dos humanos en un combate (por tanto es el primer videojuego considerado dentro del género violento).

Western Gun Cartel promocional Taito

Midway Games arrancó su andadura dentro del sector de los videojuegos en 1973 y en esa época mantuvo un vínculo muy estrecho con Taito, firmando ambas empresas acuerdos de colaboración y distribución de sus franquicias. Tras la salida al mercado japonés de Western Gun, Midway se hizo con la licencia del juego para distribuirla en Estados Unidos y fabricar las máquinas recreativas y, claro está, lo primero que hicieron fue cambiarle el nombre por el de Gun Fight con la idea de causar un impacto mayor en el público estadounidense.

Otro de los aspectos que la compañía cambió fueron los gráficos, con la idea de mejorarlos, el diseño de los personajes, que a los ojos de la compañía tenían demasiadas reminiscencias del estilo japonés y mejorar la animación de los personajes. Con todos estos requisitos, Dave Nutting fue el encargado del proyecto y dado que tenía experiencia con el Intel 8080 (puesto que había diseñado el pinball Spirit of '76 basándose en este procesador) decidió cambiar la lógica discreta por este procesador (que estaría presente en computadoras como el IMSAI 8080).

El juego mejoró bastante en cuanto al rendimiento y calidad de sus gráficos, aunque el resultado no gustó mucho al diseñador original, Tomohiro Nishikado. Lógicamente, el uso del Intel 8080 en este proyecto supuso un punto de inflexión para la industria de los videojuegos y fruto del acuerdo entre Taito y Midway, la compañía estadounidense traspasó el know-how a los japoneses para su aplicación en posteriores proyectos.

Por cierto, si alguien tiene curiosidad por conocer "el interior" de esta máquina recreativa, circulan por la red el detalle de sus piezas y los planos originales, documentos para disfrutar si te gusta la electrónica y las máquinas clásicas.

Imágenes: Coin Ops Space, The Arcade Flyer Archive