Es aceptado comúnmente al hablar de nuestro pariente más cercano del chimpancé. Aunque cierto, existe otra especie de grandes simios al que estamos estrechamente relacionados, el bonobo. La razón de esta falta de reconocimiento posiblemente es debida a que los bonobos sólo existen como una pequeña población relativamente pequeña en algunos enclaves del Congo… además de ser el último de los grandes simios en ser descubiertos. Ahora los investigadores han completado el genoma del simio más promiscuo y parecido a nosotros junto a los chimpancés.

Y es que los bonobos, a diferencia de la agresividad del resto de simios, se caracterizan por ser una especie tremendamente promiscua, hasta tal punto que los conflictos los resuelven teniendo relaciones sexuales, incluso con miembros del mismo sexo.

Los bonobos y los chimpancés compartieron un ancestro común hace menos de dos millones de años. Una vez secuenciado el genoma del bonobo se ha confirmado que no existe una gran diversidad en el nivel del ADN de los chimpancés. La mayoría vive en una gran variedad de hábitats en África y muchas de estas poblaciones se han ido distanciando desde que se separaron del linaje que eventualmente dio origen a los seres humanos.

Los encargados de descifrar el genoma completo de estos simios han sido un equipo de científicos del Instituto Max Planck en Alemania. Un "código de barras" que ayudará a identificar las claves de su base genética y sus comportamientos tan especiales.

Tras secuenciar este mismo año el genoma del gorila (que se venía a sumar al del chimpancé y orangután) el bonobo termina con las claves del último gran simio.

Les dejo con las características encontradas que hablan de una especie muy especial y más cercana al ser humano de lo que se pensaba hasta ahora:

  • Junto a los chimpancés coincide en un 98,7% con la de los seres humanos.
  • Algunas regiones del ser humano están más cercanas a la del bonobo que a la de los chimpancés. En un 1,6%.
  • En otras es justamente al revés. En un 1,7%.
  • El genoma del chimpancé y el bonobo solamente se distingue en un 0,4%.