Mientras todo está listo para la Cumbre de la OTAN que tendrá lugar en Chicago este próximo fin de semana, el movimiento Occupy ha publicado las protestas pacíficas que llevará a cabo en la ciudad. Según cuentan los medios estadounidenses, la respuesta de la policía para evitar los disturbios será el empleo de los LRAD, un dispositivo o cañón acústico de largo alcance (como el de la foto) cuyos efectos son potencialmente muy peligrosos.

No sólo en Estados Unidos, el Ejército del Reino Unido se prepara para la llegada de las Olimpiadas con el mismo armamento, un arma sónica con la capacidad de enviar mensajes verbales de advertencia a larga distancia… pero también de emitir tonos agudos que provocan graves dolores auditivos.

Los LRAD son definidos como un arma "no letal" producida por la compañía American Technology Corporation. Como decía anteriormente tiene dos usos: por un lado el de la emisión de mensajes de largo alcance, por otro, la emisión de sonidos dolorosos para el oído. Manifestaciones y conflictos bélicos son las dos situaciones mayoritarias de su uso.

Actualmente, la última versión de LRAD, la versión 1.000, puede llegar a emitir un sonido de 151 dBA en una distancia de un metro siendo posible emitir instrucciones de hasta 1.200 metros sin problema.

Según el diario The Guardian, a la llegada de la cumbre a Chicago y en previsión de las manifestaciones de Occupy, la policía de la ciudad habría empleado más de un millón de dólares en equipos antidisturbios con una diferencia a años anteriores.

Para evitar situaciones como las vividas durante todo el año pasado, se han comprado equipos LRAD dejando a un lado los gases lacrimógenos.

Según el comunicado oficial de la Policía de Chicago:

Los LRAD son simplemente una herramienta de gestión de riesgos. El público recibirá información clara sobre los mensajes de seguridad pública y las órdenes proporcionadas por la policía.

Desde el medio Salon en cambio hablan del impacto que tuvo por primera la aparición de esta tecnología. Fue en el año 2009 en Pittsburg durante una cumbre del G20. La policía empleo la tecnología como arma disuasoria contra la multitud. No hubo el espectáculo mediático que se daba con los gases lacrimógenos, incluso los vídeos sólo captan la emisión, un sonido de poco más que una sirena en tono alto.

El diario se puso en contacto con los primeros manifestantes mostrándoles estos los daños causados en aquellos que se encontraban dentro del alcance de los cañones. Todos describen la tecnología como un arma que causa graves dolores auditivos y de cabeza llegando en algunos casos a daños irreversibles en la audición. La misma LRAD Corp. describe su tecnología así:

Cualquier persona a menos de 100 metros de la ruta del dispositivo de sonido dirigido experimentará un dolor extremo.

Un medio de comunicación, un arma o un método efectivo contra las masas en manifestaciones. Sea como fuere, Chicago ofrecerá una nueva oportunidad a esta tecnología que ya ha sido aprobada en las Olimpiadas de Londres este verano.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.