¿Qué se puede hacer con el hilo de seda de araña? Si hacemos caso a los científicos, el material es tan resistente que podríamos tener en los próximos años grandes avances en materia de tejidos artificiales o incluso para usos quirúrgicos. Desde hace unas horas, la tela de araña tiene un nuevo uso. Implementada como si fueran <strong>cuerdas para el violín, el material proveniente del insecto consigue un nuevo sonido para el instrumento musical.

El curioso experimento ha sido llevado a cabo a través del investigador japonés Shigeyoshi Osaki, de la universidad de Nara en Japón. Lo conseguido, utilizar miles de hilos de seda de araña para crear cuerdas de violín logrando un nuevo sonido, según Osaki, más suave y profundo que el de los violines tradicionales. La razón no es otra que la forma en la que el material ha sido tratado (en este caso retorcido) hasta tal punto que no ha quedado espacio libre entre cualquiera de las hebras. Para Osaki:

Los instrumentos de arco de cuerda como el violín han sido objeto de muchos estudios científicos. Sin embargo, no todos los detalles han sido aclarados, la mayoría no se han interesado en las propiedades de sus cuerdas.

Cuenta Osaki que ha estado estudiando desde hace varios años las propiedades mecánicas de la seda de araña. En particular lo que él mismo define como "dragline". Para ello ha estado perfeccionando los métodos de obtención de grandes cantidades de seda en arañas criadas en cautividad. Alrededor de 300 hembras de la Nephila maculata, especie con capacidad de tejer tela extremadamente compleja.

Luego llegó el experimento. El investigador fabricó las cuerdas torciendo cerca de 5.000 hilos individuales de seda en una dirección con la que conseguía un paquete o manojo. Las cuerdas se prepararon entonces en otros tres grupos de manojos en la dirección opuesta. Luego midió la resistencia a la tracción con el fin de que no hubiera lugar al error y pudieran romperse durante un concierto, el factor crítico de cualquier violinista.

El resultado según Osaki es que las cuerdas de seda fueron capaces de soportar menos tensión antes de romperse que las de una cuerda tradicional de violín aunque más que la de una cuerda de aluminio recubierta de nailon. Un resultado que sugiere que esta característica de las cadenas les da una fuerza y tono único. Un hallazgo que podría dar con la construcción de nuevos tipos de materiales:

Al probarlo, varios violinistas profesionales informaron que las cadenas de araña generaban un timbre preferible, eran capaces de crear música nueva. Para los amantes de la música ofrece un tipo distintivo de timbre, un valor añadido.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.