Imaginad por un momento que los planetas que hemos visto en las películas, que hemos conocido a través de los libros, que aparecen en cómics y series de televisión realmente existiesen. Y después pensad en unas vacaciones interestelares, visitando planetas lejanos, descubriendo nuevas culturas y civilizaciones, probando exóticos platos y extraños brebajes, viendo espectaculares accidentes geográficos, lugares increíbles, colores imposibles. ¿Qué planetas visitaríais? ¿En qué mundos os gustaría amanecer? Aquí os dejo algunas propuestas.

Gallifrey

Aún recuerdo cuando David Tennant, el décimo Doctor, explica a Martha Jones, su compañera de viaje, como era su planeta natal. El planeta de los Señores del Tiempo se sitúa en la constelación de Kasterborous, a unos 250 años luz de la tierra. Por desgracia fue destruido durante la Guerra del Tiempo que enfrentó a los Daleks y los Señores del Tiempo por eso tendría que visitarlo en el pasado. Gallifrey es un planeta que ofrece un color amarillo-anaranjado visto desde el espacio. Sería impresionante visitar un planeta donde los árboles tienes hojas plateadas y un cielo nocturno de color naranja oscuro. Existen amplias zonas montañosas en Gallifrey, con prados de color rojo intenso cubiertos de nieve. Al planeta se le conocía con el sobrenombre del mundo reluciente de los siete sistemas. Eso dice mucho.

Caladan

Este planeta aparece en la saga de Dune escrita por Frank Herbert. Caladan era el planeta de la Casa Atreides y el lugar donde vivió Paul Atreides hasta los quince años. Es el tercer planeta de Delta Pavonis. En su mayor parte está cubierto por agua, hay muchas precipitaciones y fuertes rachas de viento. Cuando leí su descripción me recordó un poco a la zona donde me crié. No me importaría visitar Castel Caladan, el lugar donde vivían los Atreides. Allí abundan los bosques, los verdes prados y las ciénagas. La gente suele dedicarse a la pesca, así que iría en bote a ver si puedo capturar algunos peces panteras y luego los cocinaría con algas acompañados del típico arroz pundi. Acompañaría el plato con un buen vino, uno de los productos más típicos de Caladan. El feudo de los Atreides es el típico lugar que visitar para comer, su cocina es refinada y bastante variada.

Mundo Disco

Un mundo plano que se sostiene sobre las espaldas de cuatro elefantes que viajan a lomos de una tortuga llamada Gran A'Tuin. ¿Quién no querría visitar un lugar así? Un lugar donde la magia existe, donde los Dioses viven en la cima de una montaña situada en el eje llamada Cori Cesleste, donde las brujas viajan en escoba, los perros pueden hablar y existen baúles con patas. Tendría que para mucho tiempo en el Mundo Disco para poder visitar las Montañas del Carnero de Lancre, el continente XXXX, el Imperio de Ágata, Klatch, Genua, Überwald y por supuesto la ciudad-estado de Ankh-Morpork. Y una vez en la ciudad más poblada del disco tendría que organizarme para visitar la Universidad Invisible, el río Ankh, el palacio del patricio, las diferentes sedes de los gremios, el templo de Io el Ciego, el santuario de los Dioses Menores, la oficina postal, el museo del pan enano y la famosa taberna El Tambor Remendado. Ya sé que es mucho pero creo que es un lugar que merecería la pena visitar y descubrir a fondo.

Mogo

Es más que un planeta, es un planeta viviente y un Linterna Verde, además es el encargado de guiar a los anillos de poder hacia sus portadores. Lo ideal para visitar a Mogo es llevarse bien con él porque el planeta es capaz de alterar su clima, de acondicionar su superficie para que crezcan plantas, puede cuidar a aquellos que están en él. Además puede viajar a través del espacio a gran velocidad. Creo que sería un buen lugar para relajarse y dejarse llevar, eso sí, hay que ser conscientes de que no estamos solos y tratar bien nuestro entorno porque es nuestro anfitrión. No conviene hacer enfadar a los anfitriones.

Magrathea

Orbita alrededor de dos soles gemelos y está situado en la nebulosa Cabeza de Caballo. Este antiguo planeta es mucho más de lo que aparenta porque en su interior se desarrolla una industria próspera y única: la creación de planetas. Creo que Matrathea es un planeta de visita obligada, además si ahorrara un poco podría pedir mi propio planeta. ¿Cómo sería? Según los libros de Douglas Adams, los ingenieros de Magrathea construyeron la Tierra, así que podría echarle un vistazo a los planos originales de nuestro hogar. La superficie del planeta es helada y parece un desierto sin vida pero lo interesante está en su interior, bajo la superficie. No os sintáis engañados por la primera impresión, esperad a ver los secretos que se esconden dentro.

Naboo

El planeta tiene su órbita alrededor de un sol y tiene tres lunas. Si se observa desde el espacio el planeta parece una perla blanca pero debajo de las nubes blancas que cubren el cielo hay verdes prados, bosques, grandes ríos y cascadas, grandes lagos y pantanos. Un lugar tranquilo lleno de gente pacífica. Un planeta hermoso, con una gran riqueza natural. Además sería interesante visitar las ciudades submarinas de los gunganos. El único inconveniente que le veo a este lugar es que podría encontrarme con Jar Jar Binks. Si eso sucediese no respondo de mi misma. ¿Serán confortables las prisiones de Naboo?