"El hackeo existió evidentemente. Estamos tratando de dejar todo en orden, y cuando podamos vamos a hacer declaraciones. Pero te puedo confirmar con certeza que existió. No necesariamente que haya sido muy dañino o no, eso lo estamos analizando".

Esta es la respuesta que dejó Tomás Escobar, el líder de Cuevana.tv en mi casilla de correo. A esta altura, el tema #NuevaCuevana y su problemático contexto es trending topic en varias regiones, y ocupa primeras planas de diarios online de Argentina, Chile y Perú (entre otros). ¿Qué pasó realmente con el sitio más polémico de streaming en Latinoamérica? Vamos a intentar explicarlo en pocas palabras:

¿Qué es Cuevana?

Cuevana es un sitio argentino que permite, mediante un plugin para navegadores web, ver en streaming cientos de series y películas alojadas en servidores como Megaupload o Filesonic.

En ese negocio la industria del entretenimiento no cede derechos ni recibe ninguna retribución económica a cambio. Los usuarios ven las películas que subió otro, sin pagar nada. Y allí esta el quid de la cuestión…

Además, una acusación reiterada es que un equipo de gente perteneciente a Cuevana sería la responsable de subir los contenidos a los servidores (uploaders), pero esto deberá probarse.

Y el gran dilema de Cuevana y de los sitios similares es el hecho de establecer un esquema de negocios sobre la base de contenidos que no les pertenecen y que no están autorizados.

¿Quién es el dueño de Cuevana?

Tomás Escobar es el fundador del sitio. En un principio eran tres estudiantes sanjuaninos quienes se presentaban como dueños del sitio. Desde que Escobar se radicó en Buenos Aires, hace varios meses, se distanció de sus compañeros. Hoy argumenta que él es el creador y único responsable.

¿Cuáles son los frentes de combate que se le han presentado últimamente?

Cuevana debe defenderse en tres frentes:

  • El denominado frente interno: ex uploaders de películas serían los responsables de los hackeos que atacaron a Cuevana la noche del domingo último (esto según presunciones, ya que los reclamos son anónimos, por supuesto). Ellos serían los administradores del duro Tumblr de denuncia contra Escobar y los suyos.

Entre otros argumentos, aducen que atacaron y atacarán a Cuevana porque:

"- Tomás Escobar negocia con la información de 2.5 millones de usuarios. - Engañan a los usuarios que se toman el trabajo de “subir” videos y jamás aparecen publicados. Pero ante la ley se enmascaran echándoles la culpa a ellos. - Blob (Tomás) no publica películas porque piensa lavarse las manos y culpar a sus uploaders. - El sitio tiene publicidad engañosa que infectan los ordenadores de sus usuarios con virus y Spyware. - Mi vecino de 68 años tiene un vide club y lo escucho quejarse todos los dias que no rentan sus películas gracias a Cuevana. Tampoco lo dejan ser uploader."
  • El denominado frente externo, que por ahora es sólo una amenaza latente. Diarios como La Nación de Argentina habían publicado que el canal Telefe iba a presentar una denuncia contra el sitio por haber transmitido en directo la señal de esa emisora. Algo que finalmente no sucedió.

Hace algunas horas el director de contenidos de Telefe, Francisco Marmol, por su parte, dijo que no existe dicha denuncia, aunque eso no significa que Cuevana no sea merecedora de recibirla. Pero que, en definitiva, el canal hasta ahora no ha hecho la presentación judicial con la que especularon infinidad de medios, ¿a raíz de una notificación informal que recibieron los abogados de Cuevana el jueves? Otro de los misterios de este extraño caso.

Tanto ruido se da en el marco de una situación de mercado particular: desde Netflix hasta On Video de Telefónica, propietario de Telefe, están compitiendo en Argentina por ser líderes de los sistemas de videos a demanda (estos últimos, claro, de pago y con la venia de la industria del entretenimiento).

  • Y por supuesto, está el gran problema de fondo: los derechos de autor de la cantidad de obras que indexa el sitio. Y más importante aún, el dilema ético de lucrar con contenidos que no les pertenecen. Tomar el trabajo de otros, ponerlos en una página y hacer dinero con todo eso, sin tener autorización, excede cualquier debate sobre "compartir" contenidos o la problemática de "derechos de autor".

La defensa de los dueños de esta página, según la entrevista que ALT1040 pudo publicar recientemente, es ésta:

“Cuevana nació como hobby, y nunca estuvo la intención de lucrar de las obras de terceros. Hoy en día, debido al crecimiento del mismo, queremos llegar a un acuerdo con las productoras, distribuidoras y dueños de contenido para generar un nuevo modelo de negocios que beneficie a todas las partes, incluyendo el usuario. Por eso estamos en conversaciones para armar esto. Estamos trabajando para llegar a acuerdos con la industria, no queremos en ir contra de la misma. Simplemente esto se dio así desde un principio, como una necesidad personal”.

¿Hackeo o marketing para lanzar el sitio?

Escobar asegura que, a pesar de que todo indicaba que el supuesto hack fue una acción de marketing, el ataque sí existió. Que él tuvo que acelerar el relanzamiento del sitio, algo que vienen trabajando desde hace meses. Y así de paso reforzar la seguridad de la página ante futuros ataques. Igual, en la blogosfera y en varios medios todavía hay dudas.

Actualización: acaban de subir un comunicado oficial en Cuevana.tv sobre el tema

Foto: Diario Perfil.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.