La robótica está presente en cada vez más aspectos de nuestra vida, los hemos enviado al espacio, están presentes en muchas cadenas de montaje industrial, prueban trajes del ejército de Estados Unidos o son la base de nuevos asistentes para personas con dependencia. En definitiva, muchas de las aplicaciones derivadas de las investigaciones con robots redundan en mejorar la calidad de vida del ser humano y facilitar su trabajo; precisamente, pensando en este último aspecto, una compañía japonesa ha desarrollado un robot que sirva de ayudante a los miembros del servicio de limpieza, por ejemplo, de una oficina y se dedique a limpiar.

¿Un robot de limpieza? Dicho así, quizás, pueda sonar a algo que ya hemos visto con las pequeñas aspiradoras robóticas que memorizan rutinas de limpieza, recorren una vivienda y vuelven a su base de carga tras aspirar o barrer el suelo, sin embargo, este robot es distinto porque trabaja de manera cooperativa con el operario de limpieza que lo acompaña.

El proyecto, desarrollado por Fuji Heavy Industries y Sumitomo, ha dado como fruto un robot que es capaz de moverse entre un espacio de oficinas y esquivar obstáculos como mesas, sillas o cualquier humano que se cruce en su camino. Su velocidad es de unos 30 metros por minuto y está equipado con un telémetro láser que impide que choque con un humano, u otro obstáculo, puesto que, al detectarlo, el robot se para y lanza una locución:

> Por favor, apártese de mi camino, estoy limpiando la habitación

Si pasados 15 segundos, el obstáculo permanece en su trayectoria, el robot se mueve alrededor del obstáculo y lo rodea para seguir con su trabajo de limpieza.

¿Y cómo se mueve el robot por la oficina? Las coordenadas de la habitación vienen dadas por unos reflectores que se disponen en las paredes de la habitación y que sirven para trazar los límites o zonas prohibidas para el robot (como zonas acristaladas o sensibles), además, como comentábamos al inicio, su funcionamiento es cooperativo con otro operario de limpieza ya que el humano lleva una mochila que también se utiliza como punto de referencia para el robot. La idea es que el operario se dedique a las zonas complicadas (limpia debajo de las mesas, retira las sillas, etc) y, una vez realizado esto, el robot se aproxima para limpiar la zona diáfana alrededor de lo que ha sido limpiado por el operario.

Quizás, a primera vista, pueda parecer que este robot es un prototipo más de los que se muestran en convenciones de robótica, sin embargo, este robot es la segunda generación de robots de limpieza que desarrollan estas dos compañías niponas, puesto que su hermano mayor se comercializó con relativo éxito y también se dedicó a la limpieza de oficinas.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.