El hecho de tener a J.J. Abrams como productor o creador de una serie no es sinónimo de calidad ni de éxito. En los últimos años este neoyorquino se ha convertido en todo un gurú televisivo y en un director de cine de aventuras/acción muy a tener en cuenta. Sin embargo, las creaciones de Abrams no son perfectas y más de una fue un estrepitoso fracaso. Parece que la gente no quiere recordar esos baches y siempre se habla de sus aciertos. No obstante, también en sus series más aclamadas hay fallos.

Alcatraz, lo nuevo de J.J. se espera como si fuese el segundo advenimiento de Cristo y seamos serios, seguro que no es para tanto. Entiendo el fervor fanático que despierta este hombre en algunas personas pero también comprendo el odio desatado que provoca en otras. Y sé que unos y otros estarán pegados a sus pantallas para ver Alcatraz el día que por fin se estrene pero la nueva serie de J.J. parece tener algún que otro problema interno. Si hace unas semanas volvieron a rodar algunas escenas de capítulos ya hechos, ahora nos enteramos de que Elizabeth Sarnoff (Lost, Deadwood), cocreadora, productora ejecutiva y showrunner del proyecto ha decidido dejar su puesto aduciendo las tan socorridas “diferencias creativas”. Sarnoff seguirá vinculada a la serie como consultora ejecutiva y será reemplazada por Jennifer Johnson (Chase) y Daniel Pyne.

Cuando cosas como están suceden, los seriéfilos empezamos a especular. Nunca es buena señal que se hagan parones, que se filmen de nuevo las escenas y que los showrunners dejen el barco antes de que éste haya partido. Algo que pasó con Terra Nova, una serie que ha ido perdiendo fuelle e interés capítulo a capítulo.

En principio la FOX había anunciado el lanzamiento de Alcatraz para el 16 de enero de 2012, la serie ocuparía el espacio de las nueve los lunes por la noche. Por ahora esa fecha se mantiene.

Recordaros que la serie nos sitúa en la conocida prisión de San Francisco. Un lugar con mucha historia y más de un misterio. Todo empieza cuando Rebecca Madsen (Sarah Jones) una detective de la ciudad empieza a investigar un asesinato. En el transcurso de la investigación encuentra una huella dactilar que pertenece a un preso llamado Jack Sylvane (jeffrey Pierce) que, en teoría, murió treinta años atrás en la prisión de Alcatraz.

Madsen que tiene una estrecha relación con el conocido centro penitenciario, ya que varios de sus familiares trabajaron allí como vigilantes, se interesa de manera personal por el caso. Así que con la ayuda de un experto en Alcatraz, Diego “Doc” Soto (Jorge García) continúa su investigación y descubre que Sylvane está vivo y que su apariencia física no ha cambiado en treinta años, sigue siendo joven.

Es entonces cuando aparece el Agente Hauser (Sam Neill) y su equipo, misteriosos profesionales que intentan detener la ola de crímenes de Sylvane por todos los medios. Madsen y Soto se unirán al equipo de Hauser para descubrir que el caso de Sylvane no es único y que La Roca (sobrenombre con el que se conoce a Alcatraz) guarda interesantes y complejos misterios en su interior.

Alcatraz es una serie de suspense y misterio. Resuenan a lo lejos los ecos de Fringe. El equipo tendrá que desvelar enigmas, resolver casos semanales y aprender a confiar los unos en los otros. La primera temporada consta de trece capítulos.

¿Éxito o fracaso? El tiempo lo dirá.

J.J. el Dios de la caja tonta

Felicity fue la primera serie que produjo J.J y su primera creación ayudado por Matt Reeves. La historia sigue a una joven que parte hacia la universidad detrás de su amor de juventud, allí conocerá gente, vivirá romances, tendrá problemas y madurará. La protagonista era particularmente odiosa pero la serie tenía unos cuantos secundarios resultones que la hacían pasable. Felicity nunca fue un gran éxito, además cuando Keri Russell se cortó su larga y rizada melena los índices de audiencia bajaron y la serie terminó después de cuatro temporadas.

Alias fue la primera creación en solitario de Abrams, también se ocupaba de las labores de producción. La historia de Sydney Bristow, el SD-6, la CIA y Rambaldi cautivó al público durante cinco temporadas.

En 2004 llegó la SERIE. Lost. Todo un fenómeno a nivel global que puso de acuerdo a críticos y audiencia, que despertó más fanatismos y seguimiento que ninguna serie televisiva hasta el momento, que generó miles de webs, foros, comunidades donde discutir sobre ella. Esta fue la serie que consagró a J.J; que hizo su nombre conocido en todo el mundo, que lo convirtió en un Spielberg televisivo. No se puede explicar brevemente lo que significó esta serie pero creo que todos los que vivimos la era Lost podemos entenderlo.

Entre 2004, cuando se inicia Lost y 2008 cuando lo hace Fringe, Abrams produjo tres series de televisión que no funcionaron. Hablo de:

What About Brian (2006-2007): Brian tiene 34 años y es el único soltero dentro de su grupo de amigos. Todos se preguntan por qué sigue sin pareja y que pasa por su cabeza; claro que nadie sabe que está enamorado desde hace años de Marjorie, la novia de su mejor amigo. Dos breves temporadas aguantó esta serie en antena.

Six Degrees (2006-2008): Había mucha expectación en torno a esta serie coral que resultó ser uno de los grandes fracasos de aquel año. Las cámaras siguen a seis personas que viven en Nueva York y que no se conocen entre si pero sus vidas se entrecruzan en la Gran Manzana y, sin saberlo, unos influyen en los otros. La idea surge de la teoría de los seis grados de separación que dice que una persona está relacionada con cualquier otra del mundo por una cadena humana formada por seis personas.

Anatomy of Hope (2008): Este drama médico de la HBO basado en el libro de Jerome Groopman no llegó a cuajar y cayó en el olvido.

Luego llegó Fringe una buena serie que lucha temporada tras temporada contra la cancelación. Será una buena serie, un procedimental heredero de X-Files, con una buena mitología, unos personajes magníficos interpretados por unos actores en estado de gracia, será original, será única, será todo lo maravillosa que queramos pero Fringe no es un éxito, Fringe agoniza la noche de los viernes en la FOX y puede que la cuarta sea la última temporada.

En la temporada 2010 estrenó Undercovers serie de la que era creador y productor. La serie tendría que ser un éxito porque hablamos de J.J y de una historia de espías pero no. La NBC canceló la serie a las primeras de cambio. Undercovers no era mala era peor. Parecía increíble que Abrams pariese semejante bazofia televisiva. Pero lo hizo.

Y ahora esperamos para el 2012 Alcatraz. ¿Buena o mala? ¿Éxito y fracaso? Y mientras lo hacemos tenemos su última producción en la CBS se trata de Person of Interest, serie procedimental que a mi no me dice nada, pero que está funcionando muy bien a nivel audiencias.

J.J. hace de todo

Creador, productor, guionista, compositor, actor, director. Abrams hace de todo y casi siempre lo hace de manera sobresaliente. Vamos a olvidar que tiene un Razzie por el guión de Armageddon que no era el único guionista en el proyecto, vamos a olvidar los patinazos de algunas de sus series y vamos a olvidar Cloverfield, porque cada vez que lo hago me mareo. Hoy por hoy, tras el éxito de Super 8, puede hacer prácticamente lo que quiera.

Abrams tiene un estilo propio. Un sello personal que imprime a todas sus creaciones. Podríamos decir que es un visionario porque es capaz de ver el potencial de una idea, es capaz de desarrollar proyectos y hacer que parezca sencillo, sabe apostar por la calidad y conoce a los espectadores. Pocos creadores aúnan esas cualidades y saben ponerlas a trabajar todas juntas.

J.J repite patrones

Pues como todos los creadores, su estilo, sus puntos de referencias, sus filias y sus fobias se repiten una y otra vez pero eso no es algo malo. Es su marca.

Abrams se desenvuelve mejor dentro de los géneros de la ciencia-ficción y los espías. Le gustan los giros inesperados y cambiar las reglas del juego para sorprender al espectador.

Suele trabajar siempre con la misma gente, los mismos actores, los mismos productores, los mismos compositores. Si sabe que son buenos y que van a trabajar al nivel que exige, es lógico que repita con gente con la que se siente a gusto y a la que considera profesionales. El ejemplo más claro de ello sería el compositor Michael Giacchino.

Sus series suelen estar protagonizadas por mujeres, le gustan los personajes femeninos fuertes, independientes, con un punto de tristeza, con un pasado truculento. Mujeres hermosas pero distantes, profesionales y solitarias. La mejor de todas ellas, la magnífica Olivia Dunham de Fringe.

Lo que importa es emocionar y sabe como hacerlo. Apuesta por el arquetipo de héroe clásico, el corte romántico de las relaciones interpersonales, los problemas paterno-filiales, el dolor por la pérdida del ser amado, la venganza y la redención a través del sacrificio.

El misterio, las conspiraciones, la corrupción, la globalización, las maquiavélicas corporaciones son constantes en sus historias.


Jeffrey Jacob Abrams suma y sigue, su currículum sigue creciendo, su influencia también. Cada proyecto en el que se involucra se convierte automáticamente en uno de los más esperados de la temporada. Abrams es el Spielberg de la generación seriéfila y todo lo que haga debe ser visto. Hay altos y bajos en su carrera pero nadie es infalible y si no arriesgas no triunfas.