Volverás Rockatansky, estás metido hasta el cuello...

A menudo cuando hablamos de listas sobre grandes obras de la ciencia ficción pocas veces aparece el filme que hoy tratamos. Post-apocalíptica, distópica, western o simplemente una película de acción, quizá su propia temática haya acabado dejando de lado uno de los clásicos que se rodó a finales de las 70. Mad Max fue el inicio de la fulgurante carrera de Mel Gibson (fue su segunda película), pero por encima de eso se trataba de una pesadilla única e impactante que nos hablaba de un futuro marcado por el caos.

Bajo el manto de una historia de venganza, esta primera parte que luego daría pie a toda una saga (cuenta con dos partes más y una cuarta para el 2012) contaba con un guión distinto a todo lo visto anteriormente. La propia mezcla que existía entre las bandas y el protagonista no dejan claro en ningún momento el futuro en el que nos encontramos.

Miller mezcló para la obra diferentes conceptos. Y es que con una estética ochentera, unos pocos miles de dólares, y un guión que giraba entre el spaghetti-western, una película futurista y una road-movie, el resultado fue una cinta sorprendente. Quizá y en mi opinión, la segunda parte mejora esta primera, pero sin duda se trata de una de los filmes que dieron pie a otro tipo de cine con la llegada de la nueva década. De hecho junto a otro conjunto de directores australianos como Weir o Beresford, Miller y su saga trajo aire fresco al cine fantástico que se hacía por entonces.

La película se estrenó en 1979. Más de tres décadas desde que George Miller iniciara esta enorme saga que con el tiempo se ha conformado como una gran obra de culto y al personaje de Maxy su coche en un icono del género. Violenta y agresiva como pocas, el inicio del filme comenzaba con la muerte de Nightrider, líder de una banda violenta....

En un futuro posnuclear, Max Rockatansky, un policía encargado de la vigilancia de una autopista, tendrá que vérselas con unos criminales que actúan como vándalos, sembrando el pánico por las carreteras. Durante una persecución, Max acaba con Nightrider, el líder del violento grupo, el resto de la banda jura vengar su muerte...

  • La cinta costó 350.000 dólares consiguiendo una recaudación final de 100 millones de dólares en el mundo.
  • Se trataba de la segunda película como actor de Mel Gibson, quizá por esa razón y el status que tenía por aquel entonces, no se usó doble para las escenas de acción. En cambio, uno de los especialistas para una de las escenas de riesgo con otro actor acabó falleciendo. El fatídico accidente fue incluido en el metraje final.
  • Durante las audiciones para el papel de Max los productores dijeron que necesitaban a un tipo duro. Gibson se hizo una raja la noche anterior al casting tras una pelea. El final ya lo sabemos.
  • Mad Max, el título de la película, es un juego de palabras con el nombre del protagonista. Mad Max viene a ser una traducción similar muy libre de máxima locura.
  • El filme fue tan violento para la época que se prohibió en Suecia y en Francia lo clasificaron como X.
  • Imposible hablar de Mad Max y no comentar nada sobre le coche del protagonista, sueño de jóvenes y no tan niños. El Interceptor se trataba de un Ford Falcon XB con el motor modificado de 1974. Además, salió de una serie limitada del que únicamente se hicieron 1.000 unidades. Un clásico:
  • Incluso GTA San Andreas llevaba un Mod del coche...

  • El resto de vehículos de la película sufrieron mil y un desperfectos durante el rodaje. De hecho, al finalizar fueron hasta 14 los vehículos que se habían destruido en las escenas de acción.

  • Miller dijo que la película estaba inspirada en A Boy and His Dog (1975) aunque hay quien dice que existen similitudes con The Birds, de Hitchcock.
  • Debido a su procedencia australiana, la película fue doblada al completo en Estados Unidos. La razón, acercar la película al público del país a través del acento estadounidense.
  • La furgoneta con la que da comienzo la cinta es del propio Miller. El hombre diría más adelante que la sacrificó por la película, lo cual fue un acierto.
  • Como toda obra de culto, Mad Max ha sido un fenómeno con diferentes apariciones en el tiempo. Aquí una pequeña muestra de su efecto:

  • Muchos de los comentarios de los Nightriders son un homenaje de Miller a AC/DC y el tema Rocker.
  • Debido al bajo presupuesto de la cinta, la mayoría de los coches son viejos modelos de la policía.
  • Para finalizar este pequeño homenaje a Mad Max, dos vídeos. El primero es el trailer oficial de 1979. El segundo es un vídeo tributo donde se muestran imágenes de las tres partes con el clásico de Tina Turner para la tercera parte, We Don't Need Another Hero.

Les recuerdo que para el siguiente Retrogeek pueden aportar sugerencias sobre sus películas favoritas. Lo podéis hacer a través de los comentarios o vía mi cuenta de Twitter @iblogblog.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.