Poco más que añadir ante la carta con la que firma la redacción de la prestigiosa revista en su último número y que a continuación paso a transcribir. Una defensa encendida ante el uso de la tecnología que disponemos frente a los modelos y las regulaciones que enmarcan en los últimos años la industria de la música por mantener el modelo arcaico y caduco. La editorial dice así:

En enorme agradecimiento a los ejecutivos de la industria

Gracias por la estupenda lucha contra el intercambio de archivos MP3 en la red. Porque gracias a vosotros, millones de jóvenes dejan de perder el tiempo escuchando nueva música, porque dejan de buscar nuevas bandas. No más correr la voz entre completos extraños sobre sus artistas. No más exposiciones perjudiciales para miles de bandas a través de las radios que ofrece la red tampoco. Con algo de suerte, ya no se volverá a hablar de música en absoluto.

Probablemente vosotros sabíais que millones de personas iban a abrazar la tecnología. Después de todo, los jóvenes que intercambian fueron como diez veces más propensos a comprar CDs, por lo que su causa es aún más admirable. Esto debería de haber costado un montón de ingresos en el futuro. No se preocupen, los ordenadores son sólo una moda y la Internet es simplemente un plan estúpido.

Rolling Stone

Brillante y certera, la posición que adopta una de las revistas musicales de referencia en Estados Unidos habla de los temas que muchas veces hemos tratado aquí. Sorprende por su claro carácter mainstream que haya optado por posicionarse de una manera tan clara cuando muchos otros estamentos menos "comerciales" adoptan la postura de demonizar el avance de la tecnología alegando el fin de la música. No se trata de matar las redes creando un estado de alerta contra el avance de las mismas. Las regulaciones y el estado "policial" al que vamos encaminados solo busca permanecer en el pasado y ahogar las nuevas fórmulas y modelos.

Hace dos días era el conjunto Blink-182 el que le daba una bofetada a quienes pensaban que el uso de la tecnología iba ligado a la pérdida y desaparición de las bandas y la música en general. Su visión, tan alejada de la de esos ejecutivos que no entienden el cambio, venía a premiar la difusión, cualesquiera que fuera, y el apoyo de sus fans. Un vídeo en homenaje a todos los que le dedicaron un tiempo de su vida en buscarlos y reproducirlos, entendiendo que aún sin autorización, se les estaba valorando su buen hacer.

Blink 182 lanzaba el siguiente vídeo, una serie de clips extraídos del trabajo de sus fans. De esta manera se sumaban a otros artistas en el pasado como Nine Inch Nails, Foo Fighters o los mismos Radiohead, quienes abrazan a la tecnología entendiendo que la red es difusión, y también mercado.