driver alert control

Conducir un coche puede ser toda una experiencia con la que mucha gente disfruta, por ejemplo, dando un paseo en fin de semana o durante sus vacaciones. Sin embargo, el placer de conducir conlleva una especial atención del conductor a la circulación de la vía, a otros vehículos o a las señales de tráfico que encontramos, es decir, exige cierta concentración que no podríamos tener si estuviésemos excesivamente cansados o con sueño. Desgraciadamente, la somnolencia al volante sigue siendo una de las principales causas de accidentes de tráfico, algo a lo que una empresa que fabrica sensores para la medición de la actividad cerebral quiere poner freno desarrollando un asiento del coche que monitorice al conductor y avise en caso que se esté quedando dormido mientras conduce.

NeuroSky es una empresa de San José (California) que se dedica a la fabricación de sensores y sistemas relacionados con los electroencefalogramas, es decir, la monitorización de la actividad cerebral con el objeto de usarla en aplicaciones de la vida diaria como los videojuegos, películas interactivas, técnicas de investigación de mercados o en entrenamientos deportivos. NeuroSky quiere implementar un reposacabezas que sirva para capturar las señales eléctricas que emite el cerebro sin necesidad de tener que aplicar un gel conductor ni sensores pegados a la cabeza del conductor y, así, detectar el cansancio del que conduce. Según Tansy Brook, portavoz de NeuroSky:

Sabemos que podemos distinguir las ondas cerebrales de alguien que está despierto y alerta y de alguien que está cansado y con riesgo de quedarse dormido al volante. Hay que probarlo aún en profundidad pero creo que podemos decir que es un proyecto absolutamente viable

La compañía ya estaría en conversaciones con tres grandes de la industria automovilística (se dice que General Motors podría estar entre ellas) que habrían mostrado su interés en integrar en sus vehículos sistemas que detecten el cansancio del conductor y que, por tanto, habrían recibido asientos y reposacabezas de NeuroSky para realizar pruebas. Además de los sensores que funcionan sin gel conductor, la compañía habría desarrollado un software para el procesamiento de señal y eliminación del ruido.

Brain Driver

La idea de NeuroSky es muy interesante y, realmente, si se lleva a la práctica podría ser un importante complemento a otros sistemas de detección de la fatiga que se han lanzado al mercado por grandes fabricantes como Ford, Volvo o Volkswagen. Recuerdo alguna demostración de sistemas que detectaban un comportamiento errático en la trayectoria del vehículo en base a las líneas pintadas en el asfalto o sensores que detectaban la sujeción con menos firmeza del volante o pérdida de fuerza en la pisada del acelerador, funciones que se complementarían perfectamente con este reposacabezas.

Según Daniel Levin, responsable del proyecto Driver Alert Control de Volvo:

Las tecnologías actuales solventan parte del problema pero no completamente porque cuando los conductores están cansados no demuestran los mismos síntomas

Precisamente, creo que la suma de varios de estos dispositivos conseguiría vehículos mucho más inteligentes que diesen un toque de atención a esos conductores que siguen al volante a pesar del cansancio.

Siemens Control Sueño

De todas formas, aún queda bastante tiempo hasta que veamos este tipo de asientos inteligentes porque, primero, habrá que realizar una importante batería de pruebas. Según Louise Reyner del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Loughborough (Reino Unido):

El electroencefalograma produce una señal muy débil, no obstante la electrónica está avanzando y los investigadores están depurando mucho la técnica para eliminar cualquier tipo de interferencia, por tanto, en algún momento este tipo de sistemas podría ser una realidad. Según el anuncio de NeuroSky, parece que ya hemos alcanzado este punto

Imágenes: Volvo, Autonomos Labs y Siemens