Es un mundo extraño...

Hace exactamente 25 años, David Lynch estrenaba en los cines su cuarto largometraje. Tras Eraserhead, The Elephant Man y la odiada y alabada a partes iguales Dune, el director nos ofrecía la que para muchos es su mejor cinta. Blue Velvet es un compendio de lo mejor de Lynch, una película que toca una vez más las pesadillas y paranoias de este genio del séptimo arte con una diferencia a sus anteriores filmes. Aquí hay una trama y un hilo argumental (contadas de manera única por aquel entonces) sin perder muchas de las características del cine del director.

Un thriller, un romance, una película de suspense… quizá el género y las etiquetas en el universo de Lynch es lo de menos, más aún si cabe en Blue Velvet, ya que desde ese comienzo apabullante con la famosa escena de la oreja, Lynch se revela como uno de los grandes maestros del cine contemporáneo, un director ¿clásico? que maneja la sordidez y la oscuridad como ninguno.

Las actuaciones brutales de Isabella Rossellini o el mismo Dennis Hopper (en uno de los mejores papeles de psicópata que se recuerden) daban pie a la construcción de una de las grandes obras maestras de nuestro tiempo. Para conmemorar este aniversario tan especial comenzamos este retrogeek sobre curiosidades y anécdotas que acompañaron al rodaje. Blue Velvet y su fascinante universo daban comienzo con la siguiente sinopsis:

Una mañana, Jeffrey Beaumont, después de visitar a su padre en el hospital, encuentra entre unos arbustos una oreja humana. La guarda en una bolsa de papel y la lleva a la comisaría de policía, donde le atiende el detective Williams, que es vecino suyo. Comienza así una misteriosa intriga que desvelará extraños sucesos acontecidos en una pequeña localidad de Carolina del Norte...

  • La película fue la segunda producción de Lynch con De Laurentiis. Con ella el director consiguió su segunda nominación a los Óscar como mejor director. Woody Allen, quién tuvo ese año una nominación a mejor película por Annah y sus hermanas llegó a decir que Blue Velvet era la mejor película que había visto con diferencia en mucho tiempo.
  • La música, elemento fundamental en las obras de Lynch, tiene en Blue Velvet un componente para el recuerdo. Se trataba de la primera vez que trabajarían juntos Badalamenti y el director en lo que sería la primera de la larga lista de trabajos en común que llevarían a cabo.
  • Además de Badalamenti, para el recuerdo quedarán las piezas escogidas por el director en muchas de las oníricas escenas del filme, en especial la magnífica Blue Velvet de Bobby Vinton y el clásico de Roy Orbison In Dreams. Aquí tres de los momentos acompañados de la extraordinaria banda sonora…

  • La historia de la película se originó a partir de tres ideas del cineasta en 1973. En un primer momento pensó una vaga idea y el título, Blue Velvet. La segunda idea fue el comienzo, una oreja cortada en el campo. La tercera fue basar la película en el tema de Vinton y el estado de ánimo que reflejaba la canción.
  • El simbolismo, una de las claves del universo de Lynch, quedó reflejado en el comienzo de la cinta. Cuando la cámara realiza el zoom que llega hasta el enjambre se trata de una metáfora sobre la sordidez del submundo que el protagonista está a punto de descubrir
  • El papel protagonista fue para Kyle MacLachlan, su segundo papel protagonista con el director tras Dune.
  • El nombre de la película fue tomado de la canción de Vinton con el mismo nombre. En España tomó el título de Terciopelo Azul.
  • Como en la gran mayoría de filmes de Lynch, aunque en menor medida, existe una línea argumental difusa que separa los sueños de la realidad, una dualidad entre lo que ocurre realmente y una fantasía onírica.
  • Tras la película David Lynch e Isabella Rosellini comenzaron un noviazgo.
  • Lynch comentó en más de una ocasión que la famosa escena con la que daba inicio la obra estaba basada en una escena de Un Perro Andaluz de Buñuel. Aquella en la que aparece una mano con un hueco en el centro con hormigas…

  • Aunque no ocurre en toda la filmografía de Lynch, en la mayoría de ocasiones alejadas de los cánones clásicos por el tratamiento de la línea argumental, Blue Velvet no sólo es considerada una de los grandes obras de nuestro tiempo, sino que ha pasado a conformarse como un icono popular. Sus apariciones en otras artes o los homenajes a muchas de sus escenas han acabado elevando la importancia de este clásico.

  • La cinta tiene varias referencias a Abraham Lincoln y su posterior asesinato. Los apartamentos del filme se sitúan en la calle Lincoln y el apellido de Frank Booth está basado en el del asesino de Lincoln, John W. Booth.
  • A continuación un vídeo rescatado años después en su edición en DVD. Se trata de un pequeño making off con entrevistas de los actores y el director sobre la película…

  • Para acabar con esta pequeña retrospectiva y homenaje a una de las grandes obras de Lynch, dos vídeos. El primero se trata del trailer original del film en 1986. El segundo es un tributo a la obra y su magnífica banda sonora, incluida en la lista de las 100 bandas sonoras más grandes de Entertainment Weekly.