Tras el anuncio de la renuncia de Steve Jobs como CEO de Apple, en el recorrido que estamos haciendo a través la historia de la computación hoy nos detendremos en uno de los productos de la compañía de la manzana que se convirtió en todo un punto de inflexión dentro de la computación personal, haciendo que la industria de la época tuviese que adaptarse al listón que había puesto Apple. Hoy vamos a recordar al Apple II, una familia que arrancó el 5 de junio de 1977 y que estuvo vigente hasta casi principios de los años 90.

Apple_II

La serie Apple II supuso el inicio de la fabricación en serie para Apple y que introdujo en el mercado un microcomputador diseñado por Steve Wozniak y basado en arquitectura de 8 bits con procesador MOS 6502 con la que se perseguía calar mucho más hondo en el sector y llegar más allá de los aficionados e ingenieros que habían adquirido la Apple I (de ensamblado artesanal). Pensando en la introducción del computador en los hogares, se pensó en un diseño que se pareciese más a un electrodoméstico que a un dispositivo electrónico avanzado para que no llamase la atención en una oficina, la habitación de un niño, un aula o el salón de una casa. Con estas pautas de diseño, el Apple II se implementó en un chasis de plástico, de color beige, que fuese de fácil extracción y que permitiese acceder al interior de la máquina para que ésta pudiese ser ampliada (alargando su vida útil y añadiéndole prestaciones futuras). Además, dado que tenía que ser un computador todoterreno, tenía que ofrecer gráficos a color y de alta resolución, sonido y la posibilidad de programar en lenguaje BASIC (inicialmente Integer BASIC y, posteriormente, Applesoft BASIC).

Apple-II-interior

Como decíamos al inicio, las primeras unidades salieron a la venta el 5 de junio del 77 e incluían un procesador 6502 de 1 MHz, 4 KB de memoria RAM, 12 KB de ROM que incluían Integer BASIC y una interfaz para cintas de casete. La capacidad gráfica se fijó en una resolución de pantalla de 24 líneas por 40 columnas de texto en mayúsculas y una salida de vídeo compuesto NTSC para poder conectar a un TV o a un monitor, aunque hubo algunos fabricantes que lanzaron una tarjeta de ampliación que permitían mostrar 80 columnas y soportaban las minúsculas.

Con un precio que oscilaba los 1.298 dólares de la época en su versión de 4 KB de RAM y 2.638 dólares en la version de 48 KB de RAM, llegó al mercado un computador que permitía guardar y recuperar tanto programas como datos desde cintas de casete de audio, toda una revolución para el usuario doméstico. De todas formas, el Apple II no solo usaba las cintas para almacenar los datos puesto que, poco después, se lanzó al mercado una unidad de disco externa (de 5,25") que se conectaba a uno de los puertos de expansión del computador y que, hoy en día, su controladora se sigue considerando todo un referente en el mundo del diseño electrónico.

appleII_anuncio

Esta controladora, diseñada por Wozniak, implementaba una codificación distinta a la que habitualmente se usaba. Woz optó por GCR (Group Code Recording) porque era más fácil de implementar (y, por consiguiente, más barata) que MFM (Modified Frequency Modulation) y que abrió la puerta a los desarrolladores para que introdujesen protecciones en sus programas cambiando el formato de bajo nivel de los sectores de los discos o moviendo el cabezal de la unidad.

Pero lo realmente significativo del Apple II es el diseño abierto por el que optó Wozniak y la inclusión de ranuras de expansión que facilitaron el desarrollo de ampliaciones y periféricos no sólo por Apple sino también por otras empresas: controladoras de puerto serie, tarjetas de vídeo, tarjetas aceleradoras, tarjetas de sonido, discos duros, ampliaciones de memoria o tarjetas emuladoras (por ejemplo del CP/M) permitieron que el Apple II se adaptase a cualquier necesidad.

Pero el Apple II no fue revolucionario únicamente por sus prestaciones o su diseño, la publicidad y el marketing también pusieron su granito de arena para que catapultar las ventas de esta máquina. El primer anuncio de la Apple II apareció en julio de 1977 en la revista Byte en un artículo a dos páginas de presentación del producto y seguido con una tercera página que contenía la hoja de pedido. De ahí saltaron en septiembre del mismo año a Scientific American y, posteriormente, ocho anuncios para TV del modelo Aplle IIGS que se centraban en las bondades del dispositivo dentro del ámbito escolar. En 1981, la compañía publicitaria Chiat-Day se hizo con la cuenta de Apple y su director de arte, Rob Janoff, ideó el logotipo de la manzana mordida que, inicialmente, era de color verde oliva. Pero Steve Jobs quería dejar patente la capacidad de procesar gráficos a color del Apple II y quería que en el logotipo apareciesen los colores del arcoiris, imagen gráfica que se desarrolló en un anuncio y un folleto.

1979_AppleII_anuncio_prensa

Desde los inicios de las ventas del Apple II, Steve Jobs prestó mucha atención al empaquetado del producto y sus opiniones personales sirvieron de guía para diseñar la presentación del Apple II que, realmente, no dista mucho de lo utilizado hoy en día: una caja en la que predomina el color blanco y en el que destaca el logotipo de la manzana mordida, en aquella época con los colores del arcoiris y en la que usaban la tipografía Motter Tekkura hasta que, en los años 80, se pasaron a la Apple Garamond.

El Apple II fue la primera computadora que los consumidores conocieron gracias a los anuncios en prensa o TV y que, además, se instalaba en colegios y tenía un precio medianamente asequible, por lo que podía comprarse para el hogar. Gracias a su popularidad, impulsó el mercado de los juegos de ordenador (la primera versión del juego ¿Dónde se esconde Carmen Sandiego?, de 1985, se lanzó primero para el Apple II), el del software educativo y, sobre todo, entró de lleno en el sector empresarial gracias a la primera aplicación de hojas de cálculo del mundo: VisiCalc.

Pero, además de estos sectores y el de los fabricantes de periféricos, el Apple II tuvo un gran impacto en el sector doméstico porque hizo reaccionar al resto de la industria y les mostró la viabilidad de las ventas en dicho segmento. Al Apple II le siguieron computadores de bajo coste como el VIC-20 (1980), el IBM PC (1981) o el Commodore 64 (1982).

Imágenes: Wikipedia, Universidad de Columbia y Mac Mothership