Imagina que por algún azar del destino vives en un área residencial cercana a la Universidad de Stanford, en California --alma mater de Larry Page y Sergey Brin--, y que un día como cualquiera Google decide instalar allí su fibra óptica experimental.

Meses después, como es habitual, intentas descargar la película que verás el fin de semana cuando, oh, menuda sorpresa, antes de que el reloj avanzara un minuto el archivo de 4.7 GB ya está en tu disco duro. Piensas que se debe a un error del sistema, o que el archivo está dañado... Pero sucede otra vez. Abres Speedtest para verificar. Acto seguido, también abres la boca porque no-lo-puedes-creer. Uff. Como buen redditer compartes el test con tu comunidad:

151 Mbps de bajada. 92 Mbps de subida. Y lo mejor de todo: no tienes que pagar un sólo centavo.

Nota importante: ¿cuánto es en realidad 151 Mbps? Speedtest menciona que Mbps equivale a megabits por segundo. No megabytes. Por lo tanto, 151 Mbps son 151 millones de bits cada segundo, es decir, si un byte contiene 8 bits, casi 19 millones de bytes = 19 MBps. Esta velocidad de bajada nos permitiría descarga un DVD entero en menos de 5 minutos. Por lo tanto es hora de arrojar tomates al blogger, que lo dicho arriba es una exageración; aunque sigue siendo espectacular después de todo, no sean tan severos conmigo...

El área verde en el mapa de arriba es la beneficiada con esa cantidad violenta de Mbps.

En octubre pasado Google prometió que conectaría hasta medio millón de hogares con fibra óptica a 1 Gbps repartidos en varias ciudades de los EE. UU. Esto es, banda ancha de altísima velocidad. El objetivo de Google es "ayudar a hacer que el acceso a Internet sea mejor y más rápido para todos".

El experimento, dice la empresa, servirá de antesala para una nueva generación de aplicaciones móviles, web, formas de distribución de software en red y servicios remotos. Google provee la infraestructura, pero no será un ISP; los usuarios optarán por el de su preferencia.

Ciertamente, buena parte de los ISP del mundo deberían tomar como ejemplo el trabajo de Google. Por lo menos deberían ponerse un poco nerviosos ante las pretensiones de esa empresa. En términos de imagen, creo que no quedan bien parados frente a nosotros, sus usuarios de todos los días. Bueno, de por sí no lo están.

Ahora bien, si asumimos que "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", cuéntame, ¿qué es lo primero que harías con una conexión así? ¿Montarías tu propio ISP para una causa social? O bien, ¿dedicarías las noches y los días a descargar esas listas enormes que tienes de Anime, series, películas, y ya-sabes-qué?