La SGAE, siglas de Sociedad General de Autores y Editores, ha presentado en las últimas horas su balance económico de 2010 y las cifras son de las que meten miedo. Concretamente un bastante pletórico Teddy Bautista, presidente de la entidad gestora, contó que en 2010 han recaudado la desorbitada cifra de 365 millones de euros, lo que supone un aumento en la recaudación del 7,7% respecto al año 2009 y la vuelta de la SGAE “a la senda de crecimiento que se había dado hasta 2007” según declaró el mismo Teddy.

Por otro lado de ese montón de millones, una parte importante de los cuales se han obtenido mediante el conocido canon digital y por tanto de forma ilegal según la justicia Europea y la española, el 5,8% --341,2 millones de euros-- se ha repartido entre una reducida parte de los socios de la SGAE y 25 millones de euros se han destinado para el propio funcionamiento de la entidad. ¿Cómo que “reducida parte”? Sí, ya que resulta que la sociedad que nos ocupa distribuye lo que recauda en base al absurdo criterio de “le doy más a mis representados que más dinero generan con sus obras” --o dicho de otra forma, le dan más a los creadores que de manera indirecta más aportan a la entidad-- con lo que de los 100.108 socios directos de la SGAE un porcentaje ínfimo se lleva la grandes cantidades, otro pequeño ridiculeces y por último el grosso no ve un euro.

Eso sí, aunque el tío Teddy se mostró bastante contento con los resultados económicos de 2010, también comentó que no ha sido un buen año y confía que “las normativas legales sobre los sistemas de descargas clarifiquen aún más el panorama” y les permitan recuperar el crecimiento medio que tenían hasta 2007 (en este año llegaron al tope histórico de 377 millones de euros repartidos entre los socios).

Así de tristes están las cosas. Porque sí amigos, es muy triste ver como la SGAE recauda cientos de millones de euros --parte de ellos de forma ilegal-- gracias a la cobertura legal que el poder legislativo les proporciona los cuales realmente solamente sirven para impulsar vergonzantes iniciativas y continuar alimentando a la propiedad entidad y sus dirigentes junto al estúpido sistema de derechos de autor que blinda por completo una industria obsoleta y no beneficia en nada a la cultura con mayúsculas.

Pero a pesar de que la situación sea triste, la pelea complicada y gobierno y entidades de gestión colectiva de derechos sigan riéndose de nosotros poniendo por encima de todo la “batalla antipiratería” y protegiendo sistemas obsoletos manifiestamente perjudiciales para la cultura a nivel general con estafas institucionales, es nuestro deber continuar batallando para erradicar de la sociedad a SGAEs y leyes ilógicas que chocan contra derechos fundamentales y no sirven para nada.

Por todo lo dicho, no te olvides de #nolesvotes, únete para seguir los pasos necesarios para reclamar que te devuelvan lo que injustamente te han estado cobrando, evita pagar el canon digital o emprende cualquier otra acción de sublevación que se te ocurra. Ya está bien.

Foto: Manu Contreras

👇 Más en Hipertextual