Facebook recién dio a conocer Open Compute Project, un sitio web con las especificaciones completas de muchas de las partes que componen sus centros de datos. Esto, estimados lectores, es un tipo de apertura rarísima en las empresas, incluso en aquellas con vocación open source.

Google, por ejemplo, sólo nos ha mostrado lo maravillosos, eficientes y gigantescos que son los suyos. Incluso ha tenido a bien contarnos cómo los hace. Pero no al nivel formal con el que Facebook lo presenta ahora.

Facebook le entrega a la comunidad --léase otras empresas, curiosos, hackers-- los planos para construir una infraestructura de cómputo energéticamente eficiente. Así que diagramas de diseño y especificaciones precisas documentadas al más puro espíritu del open source, eso es lo que encontramos en su:

  • Tecnología para servidores: Chasis, tarjeta madre AMD o Intel, fuente de poder.
  • Tecnología para centro de datos: Electricidad, partes mecánicas, racks y gabinete para la batería.

Y es que los ingenieros de Facebook --para quienes quiero expresar mi admiración por la responsabilidad que cargan sobre sus hombros-- han trabajado cerca de una año para perfeccionar su centro de datos ubicado en Prineville, Oregon. Aquí la numeralia:

  • Incrementaron en 38% la eficiencia energética
  • Eso implica un 24% menos gastos para Facebook
  • Facebook invirtió 10 millones de dólares para conseguirlo los últimos dos años
  • Prácticamente ningún otro centro de datos ofrece estos números hoy en día

Entonces lo que Facebook quiere compartir a través de Open Compute Project es el producto de esa inversión, nada despreciable.

[...] Para compartir nuestros diseños y colaborar con cualquiera interesado en diseños de servidores y centros de datos altamente eficientes. Pensamos que es tiempo de desmitificar el gasto más alto de un negocio en línea: la infraestructura.

Claro que todo eso no sólo tiene un fin ecológico: el económico es crucial. Sin embargo es encomiable que Facebook se tome en serio y haga público de esa manera un tema del que poco se habla. Me refiero a la contaminación generada por el Internet de nuestros días, que para mantenerse y crecer requiere de una infraestructura tan costosa también para el ambiente.

Y, ¿cuándo harán lo mismo las demás? ¿Google, Yahoo!, Amazon...?