La imagen que acompaña este artículo ha sido realizada combinando más de 1.300 fotos tomadas por la cámara de gran angular del Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) a lo largo de dos semanas durante diciembre de 2010. Al unir tantas imágenes se obtiene un detalle impresionante del objeto más reconocible que hay en el cielo.