No existen argumentos en la faz de la tierra para justificar que un gobierno, una persona o un grupo quiera controlar el internet para que responda de tal o cual forma o para que beneficie a determinado grupo por encima de otro.

Sin embargo en un mundo donde la representación democrática no existe, el tiempo de los ciudadanos es usado para detener esa lógica traducida en legislaciones orwellianas como ACTA, debido a la incapacidad del gobierno para contar con mecanismos de rendición de cuentas, que hubiran permitido avistar el grave problema en que ahora el ACTA se ha convertido, mismo sobre el cual ahora el Senado Mexicano tiene una absoluta y delicada responsabilidad.

Imaginen que nadie se hubiera enterado de ACTA y la hubieran votado en el Senado por abajo de la mesa. Es en verdad indignante la posibilidad, más que nada porque era muy real. No olvidémos que el punto de acuerdo del Senador Carlos Sotelo para iniciar este grupo fue en respuesta al proyecto del diputado Salvador Caro y el resultado del activismo legislativo del Senador Castellón, quién fue el único que escuchó a la sociedad cuando todos nos llamaban loquitos.

El Grupo de Trabajo ACTA es un triunfo de la sociedad civil y no es un premio sino nuestro derecho y obligación, además de un precedente para que nunca más se vuelva a tomar una desición en torno a la propiedad intelectual y las telecomunicaciones sin escucharnos.

La tercera reunión del Grupo de Trabajo ACTA en el Senado Mexicano estuvo caracterizada nuevamente por la presencia de una sociedad infinitamente mas desarollada, informada y conectada con la realidad (en todos sentidos) que su sistema de gobierno y el pequeño sector de la industria del entretenimiento, que por alguna extraña razón se auto-denominan como el sector cultural que no son. La ignorancia total acerca de la realidad, economía, el sistema jurídico, las telecomunicaciones y la democracia es la diferencia entre los expertos defensores de ACTA y los expertos opositores a la misma.

Irene Levy de Observatel, el maestro Eric Huesca, el abogado León Felipe Sánchez (Fulton-Fulton, Creative Commons México,Académico de la UNAM), las maestra Carmen Enedina, la doctora Dra. Mariana Meneses del ITESM, Dr. Juan Pablo Pampillo Baliño de la Escuela Libre de Derecho, el Dr. Ernesto Piedras, Jorge Fernando Negrete Pacheco de MediaTelecom y profesionales como el empresario Emilio Saldaña y el politólogo José Merino entre otros; dieron una vez más argumentos suficientes, contundentes e irrefutables para que ACTA no se firme y mucho menos se ratifique, en caso de que lo anterior suceda.

Por parte de la industria y a cargo de la defensa de ACTA participaron Mauricio Jaliffe, Kiyoshi Tsuru (Business Software Alliance), Jaime Campos (MPA México) y la Profesora Carmen Artega de la UNAM, (quien por cierto nos pone en alerta acerca del tipo de gente que educa a las nuevas generaciones de abogados.)

Ilegalidad y Derecho

Empezaré por el final de la reunión con la participación de León Felipe Sánchez quien no dejó se pasará por alto el tema de la ilegalidad del tratado:

No se puede pretender proteger los derechos de un sector de la población a costa de los derechos de otra parte, que conforma coincidentemente la mayoría de la población. No es razonable combatir una supuesta ilegalidad con conductas ilegales, por ejemplo, legitimar la ilegalidad con la que se negoció el tratado y convertir al Senado en cómplice de una actividad ilegal [..] El Senado no tiene que convalidar un acto ilegal del Ejecutivo [..] El modelo actual de concepción y gestión de los derechos de autor ha caducado, no es sostenible.

El abogado pide no firmar ni ratificar ACTA.

Además León le quita la venda de los ojos a los Senadores al brindar atención al hecho de que la versión final de ACTA incluye en su lenguaje a los derechos que precisamente pone en riesgo: privacidad, debido proceso, presunción de inocencia y libertad de expresión.

Atención: debemos de dejar de discutir ACTA en términos de música y descargas, este es un asunto de confusión intencional de derechos fundamentales y patrimoniales. Antes de continuar les voy a pedir que lean a Rafael Robles Scott ahora mismo.

Es relevante que Juan Pablo Pampillo de la Escuela Libre de Derecho —alma máter del Presidente Felipe Calderón— recomienda al Senado no firmar ACTA y es que no es para menos, ya que este tratado busca criminales en los lugares equivocados en palabras de la maestra Carmen Enedina de la Universidad de Guadalajara.

Pro ACTA

Para la industria en cambio ACTA no es ningúna amenaza y es únicamente un estándar que se requiere para proteger su decadente negocio. Los defensores del tratado sobresalieron por su falta de claridad, su lenguaje criminalizador y grandilocuente e incluso nerviosísmo ante la imposibilidad de defender su arma legal.

El Doctor en Derecho Mauricio Jaliffe comenzó por señalar los altos índices de piratería en el país como razón para fomentar la suscripción de ACTA. Su pobre argumento es que ahora las disqueras solo lanzan n a un artista al año por falta de recursos. También mencionó que la gente disfruta impunemente de la música. Para Jaliffe es más peligrosa la piratería en Internet que la callejera y por si fuera poco dice que México no esta como para cuestionar el modelo de propiedad internacional, ya que se peca de ingenuidad al pensar que este marco legal puede cambiar. Jaliffe no solo quiere que se firme ACTA sino además un paquete de legislación interna para modernizar el sistema.

No es todo. El representate de la Asociación Protectora de Cine y Música cree que se han generado un sin número de mitos. Para Campos, la privacidad no esta en juego y lejos de penalizar, ACTA invita a los estados miembros a crear nuevas medidas cautelares. A continuación la forma en la cual desmitifica al tratado más ilegal del siglo XXI:

Otro defensor de ACTA que falló rotundamente fue Kiyoshi Tsuru, director general de la Business Software Alliance, el cuál por cierto fue presentado solamente como maestro del ITAM y árbitro de la OMPI por el Senador Cantú - posiblemente por el carácter académico y jurídico por el que pugnó Tsuru en su terrible participación donde entre otras cosas pide:

...a los muchachos que estan en el tuit poner un buscador a los términos

¿WTF?

Es importante poner atención en la afirmación de Tsuru, en cuanto a que la industria y los negociadores ven al ACTA como el nieto de ADPIC (TRIPS) para el siglo 21. Si es así, nuevamente pregunto:¿por qué evadieron la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y la Organización Mundial del Comercio? No debemos pasar por alto el hecho de que se evite hablar del tema y pretender que no es significativo que el tratado fue negociado en hoteles.

Los expertos de la industia piden a los senadores y senadoras que si firmen ACTA.

¿A quién protege el ACTA?

Irene Levy directora de Observatel (Observatorio de Telecomunicaciones) contestó una gran pregunta: ¿A quién protege este tratado?

ACTA está dirigida a las federaciones y asociaciones que aglutinan o concentran a personas físicas. Esto es muy grave. El artículo noveno de nuestra Constitución establece la libertad de asociación. ¿Cuánto se ha luchado en México por qué la asociación no sea obligatoria?

El punto es simple: si tú como creador alguna vez quisieras ejecutar el ACTA para proteger tus derechos, los gastos legales serían extremadamente caros. Los servicios legales de propiedad intelectual son de los más costosos. Para poder ser beneficiario de ACTA sería más fácil que te afiliaras a la Amprofon o la SACM para que ellas protegan tus derechos de autor y cabildeen por ti legislaciones medievales.

Datos y métodos científicos

El Dr. Ernesto Piedras ofreció en su participación números, datos, cifras con una metodología y fundamento científico que puede ser validado a diferencia de los números volátiles y exagerados que la industria propaga en medios como Milenio, que no toman la delicadeza de verificar o si quiera investigar. Ernesto Piedras recomienda no firmar ACTA.

Modelos de Negocio

La maestra Mariana Meneses fue la única académica que mencionó las implicaciones de la digitalización y la apropiación cultural, junto con las posibilidades de los micropagos y nuevos modelos de licenciamiento como Creative Commons para el futuro de una verdadera sociedad del conocimiento.

Meneses advierte del retraso para México que significaría ACTA y logra desenmascarar con mucho éxito la perspectiva restringida de la cultura que la propiedad intelectual fomenta. No se nos olvide que la cultura implica medios de producción, distribución y consumo al que todos tenemos acceso gracias a Internet, aunque a las industrias que necesitan fábricas y mucho dinero para producir un artistas al año, no les parezca.

La maestra Meneses pide que no se firme al Senado.

La industria argumenta pérdidas, falta de protección, falta de respeto y una infinidad de argumentos dramáticos que son incapaces de justificar ACTA de una forma no solo creíble, sino simplemente lógica. La sociedad civil también tiene problemas con la forma en la que se administra y funciona el marco legal de propiedad intelectual en México. La Presidencia cree que es necesario combatir la piratería con más servilismo y colaboración con INTERPOL. (no con un cambio de política comercial).

ACTA no es un invento del diablo como se dice en Twitter, no, es un invento la USTR de los Estados Unidos, los monopolios intelectuales que la piden desesperadamente para evitar invertir en su renovación y de los negociadores responsables que pidieron participar: Gilda González y Jorge Amigo del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

El costo político de no escuchar a la ciudadanía solo podrá ser calculado en las urnas, pero el descontento ante los alcances de ACTA por parte de individuos que sí experimentan el internet y los beneficios de la tecnología libre de primera mano es contundente: sabemos que la sombra funesta de la censura esta en ACTA, afirmó Emilio Saldaña en su participación.

Alguien está haciendo muy mal su trabajo ya que no está siendo capaz de complacer ni a la industria ni a la sociedad civil. La pregunta es ¿por qué Jorge Amigo está al frente de la institución que regula propiedad intelectual en México, si nos ha fallado a todos?

Emilio Saldaña pide que el Senado no firme ni ACTA y que México tome el liderazgo rechazándolo, además pide iniciar una reforma absoluta de su sistema legal de propiedad intelectual en México.

Visión de Estado

El problema de ACTA no es la crisis de la propiedad intelectual (un problema mundial) es la ilegalidad con la que fue negociada, es la subversión de la ley para ser convertida en un modelo de criminalización, es la forma en la que la bandera de la moral pretende pisar los derechos más fundamentales argumentando que el derecho de autor también lo es, es la completa falta de visión para el bien común de los gobiernos y sobre todo, la desconexión absoluta con la realidad mexicana y sobre todo, la falta de una visión de Estado para el bien común, como afirmó el Maestro Eric Huesca de la Internet Society.

Huesca --por cierto uno de los responsables de conectar a México a La Red (en mayúscula) en 1988-- señaló los serios problemas que ACTA enfrenta a nivel técnico, equiparándolo con camisas de fuerza que en vez fomentar la creatividad y la democracia las inhibe, además de vigilar y castigar a la Foucault. ACTA creará requerimentos y costos de operación con consecuencias graves para la preservación del Estado.

Descontento multiplicado por internet

Últimadamente criminalizarnos no servirá nada, ya que en palabras de José Merino, México necesita ciudadanos como los que están detrás de la oposición de ACTA: no conviertan al internet en una sucursal más del Estado policiaco.

El balance de esta reunión fue un contundente y justificado NO a el ACTA. Citando al Maestro Huesca nuevamente,en todo mexicano hay un pirata y no somos 10, ni 100 ni 1000 en contra de este tratado. Quien no quiera ver las consecuencias de un descontento social multiplicado por internet, debería de hacerle una llamada ahora mismo a Hosni Mubarak para que los oriente.

La próxima semana se llevará a cabo la cuarta sesión del Grupo de Trabajo y hasta el momento el presidente del Grupo de Trabajo - Eloy Cantú Segovia del PRI - , continúa cerrando estas sesiones con la posibilidad latente de un ACTA con reservas o en su lugar legislaciones locales que respondan a los argumentos que se han dado, sin mencionar el problema principal: la ilegalidad del tratado.

ACTA no debe sólo debe ser rechazado, el tratado tendría que ser vetado.

Al final de las sesiones del Grupo de Trabajo, el Senado tomará una desición al respecto. Tu opinión y participación es fundamental para que nuestros representantes tomen la desición adecuada. No dejes de envíar tu posición al Senado utilizando esta forma.