Quora, Quora y más Quora. ¿No sabes de lo que estoy hablando? Pues la verdad es que me cuesta creerlo ya que desde hace aproximadamente cuarenta y ocho horas venimos asistiendo a un explosión de uso del servicio entre la comunidad internetera hispana, lo que a su vez ha desembocado también en una polémica centrada en cuestiones idiomáticas.

Para aquellos que andéis un poco perdidos de manera resumida podemos decir que Quora (solo disponible previa invitación) es un relativamente nuevo servicio web de preguntas y respuestas bastante más trabajado y pensado que las herramientas similares que habíamos podido ver hasta ahora --por ejemplo Yahoo! Answers--. El invento lo creó un exempleado de Facebook y aunque fue lanzado durante 2009 en 2011 es cuando está comenzando a despegar. Puestos todos en contexto, prosigamos.

El caso es que debido al aluvión de nuevos usuarios hispanohablantes al que hacía referencia arriba, el sitio se está llenando de preguntas y respuestas en español. Ante esta tesitura uno de los co-fundadores declaró que el idioma oficial del servicio, de momento, es el inglés y que por lo tanto se debe interactuar utilizando ese y no otros. Pues bien, estas declaraciones, junto a supuestas medidas coercitivas para restringir la participación al idioma inglés (según algunos se están cerrando preguntas realizadas en español, eliminando otras o imposibilitando realizar nuevas, pero es de justicia decir que yo no he visto nada de eso), son lo que ha desatado la polémica.

Personalmente entiendo hasta cierto punto la postura de Quora frente al uso del español en este momento ya que como ellos mismos comentan los hilos en español no son comprensibles para la mayoría de usuarios y el sistema no está diseñado para gestionar la lengua de Cervantes. Lo paradójico del caso que nos ocupa es que ellos mismos son los que han provocado el ruido y la polémica. Me explico.

Por un lado piden que se utilice solamente inglés, pero por el otro no limitan el acceso al sitio por países y permiten a los nuevos usuarios el envío de un número importante de invitaciones (no os puedo concretar el número debido a que Quora no lo indica). Es decir, que claramente creo que la han pifiado con su estrategia de lanzamiento, “potenciación” o como lo quiera llamar cada uno. Si hubieran tenido presente lo anterior, unido a otras diversas medidas que se podrían haber tomado --por ejemplo restringir la interacción al idioma inglés implementando herramientas internas en el sitio desde el principio--, Quora no tendría preguntas y respuestas en español y tampoco se hubiera llegado a producir el conflicto y sus consecuencias (empeoramiento de imagen ante un número muy grande de potenciales usuarios, todos los hispanohablantes).

Además, una vez que el servicio empieza a estar lleno de usuarios hispanohablantes y sus preguntas en idioma nativo, carece de sentido (y digo de sentido, no de legitimidad) salir con exigencias en plena era de la web participativa. Lo lógico hubiera sido reconducir la situación hacia algo útil --por ejemplo así de golpe se me ocurre separar las preguntas y respuestas en español de las que están en inglés--.

En definitiva estamos ante las consecuencias de una mala gestión de un lanzamiento y peor gestión todavía de un problema. Obviamente Quora puede hacer lo que le venga en gana, que para eso son un servicio gratuito, pero yo les recomiendo encarecidamente desde aquí que se apunten lo siguiente en un sitio bien visible: en la la web de hoy en día el enfrentamiento con los usuarios es algo que hay que evitar por todos los medios, ellos son los que mandan.