Aunque acaba de salir de toda una debacle que ha mantenido el servicio caído durante casi un día, los rumores y las noticias en torno Skype no cesan y si les hacemos caso dentro de poco estaríamos asistiendo a la llegada de la videollamada, la base de todo el servicio en las versiones de escritorio, a las diversas aplicaciones móviles dentro de las cuales las más representativas probablemente sean las de iOS y Android.

Algunas voces maliciosas indican que a lo mejor no es más que una cortina de humo lanzada por la propia compañía para desviar un poco la atención de la caída de los servidores el otro día, pero lo cierto y verdad es que tiene todo el sentido del mundo. Tiene todo el sentido porque últimamente los movimientos en el mundo de las aplicaciones están más vivas que nunca, el primer ejemplo lo tenemos en Apple con su FaceTime, pero que está limitado por desgracia únicamente a iOS, el segundo ejemplo lo tenemos en Tango, que está disponible tanto para Android como para iOS y permite realizar videollamadas de forma rápida y cómoda desde un smartphone. Yo la uso a diario y hay que reconocer que salvo algún detalle molesto de lag y baja calidad en el vídeo la aplicación es una maravilla.

Hace ya algún tiemporecordemos que Fring también ofrecía esa posibilidad, hasta que la propia Skype y la funcionalidad desapareció, lo mismo ocurrió con Nimbuzz un poco más tarde. Así que si nos fijamos en toda esta serie de factores, a mí me parece más que pobable que en el próximo CES 2011 veamos por fin el anuncio de la videollamada llegando a los terminales móviles donde Skype tiene aplicación (prácticamente todos los importantes menos Windows Phone 7. Recuerdo cuando Skype llegó por primera vez en forma de app en Abril de 2009 al iPhone y la pequeña revolución que supuso ¿Ocurrirá lo mismo con la videollamada? ¿Será el paso decisivo que hace falta para que la videollamada empiece a triunfar? Porque hasta ahora no le ha ido demasiado bien.