El tráfico aéreo español está volviendo a la normalidad poco a poco después de que durante las últimas horas el gobierno español haya tomado medidas no conocidas hasta ahora en la democracia de este país como es llegar a declarar el estado de alarma. Este es el nivel más bajo de los niveles de excepción (los otros son: estado de excepción y estado de sitio) que se recogen en el artículo 116.2 de la Constitución Española y puede ser declarado en todo el territorio nacional o en una parte concreta en las que se estén produciendo alteraciones graves de la normalidad.

El gobierno ha puesto en marcha este estado después de todos los problemas que se vienen sucediendo desde ayer y que han llevado a la paralización de uno de los servicios públicos esenciales para la comunidad. En este caso se trata del transporte aéreo que habitualmente es usado por muchas personas y en días como estos por muchos más que querían aprovechar el puente que hay en estos días.

Inicialmente se dio orden de que el ejército se hiciera cargo de todas del control aéreo de todo el país y junto con la posterior declaración del estado de alarma se ha procedido a la inmovilización de todos los controladores. En una situación como esta todos los controladores se debían presentar en su puesto de trabajo y realizar sus actividades de forma normal, algo que han hecho gran parte de los controladores, acudiendo a su puesto de trabajo 283 de los 296 que tendrían que estar trabajando. De no haberlo hecho estarían incurriendo en un delito de desobediencia, que está castigado con penas de cárcel.

Se ha calculado que los afectados por estas horas de parón en el tráfico aéreo español son más de 600.000 personas, las cuales en su gran mayoría no estarán de acuerdo con la forma en la que han hecho las cosas los controladores, como no lo han estado muchas otras personas en las redes sociales. Ahora con el paso del tiempo y con un poco más de serenidad se van viendo los datos con más templanza y las cosas se ven de distinta manera.

Cabe destacar que todo esto es una consecuencia directa de unas negociaciones interminables entre el gobierno y AENA que llevan desde hace meses negociando, con varios decretazos de por medio. El último de ellos se producía la mañana del viernes en la que se cambiaban las condiciones de trabajo de los controladores en lo que a cómputo de horas aeronáuticas trabajadas se refiere. Estas modificaciones hacían que toda actividad que desarrollasen fuera tales formaciones, bajas o vacaciones, lo cual tiene una visión diferente para los controladores y para el gobierno, siendo la de los primeros la que habría provocado esta situación. Desde el punto de vista del gobierno ya el viernes por la mañana (antes de aprobar el decreto-ley) se estaban produciendo ya demasiadas ausencias, por lo que consideraron necesario aplicar esta modificación.

El gobierno no ha hecho las cosas bien, porque aprobar un decreto-ley como el que hicieron el viernes por la mañana era una bomba de relojería antes de un puente y evidentemente, los controladores tampoco han actuado de la forma correcta. Durante las últimas horas estos se han quejado de que el gobierno les han puesto a la opinión publica en su contra, repitiendo que están en una situación de privilegio gracias a su salario y otras condiciones.

Yo no sé quién tiene razón, si realmente los controladores cobran los 200.000 euros anuales de media como dice el gobierno o es mucho menos como argumentan algunos controladores (con lo fácil que es mostrar una nómina y cortar todo de raíz), lo único que sé es que durante los últimos meses ha habido diversas huelgas y en esta ocasión ha sido una situación límite que ha sobrepasado muchos límites. Y si impides a la gente tomarse unos días de vacaciones de la forma que se ha hecho, no debes esperar su simpatía y mucho menos si entras a la sala de un hotel tapándote la cara y levantando los dedos en signo de victoria, como hizo algún controlador ayer.

El vicepresidente primero del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha señalado que habrá consecuencias y no les saldrá gratis a los controladores. Pero desde mi punto de vista la actuación del gobierno, aunque haya parecido correcta, no es tan buena, principalmente porque no han sido capaces de hacer que esta situación no se diese y que por primera vez en la historia se haya declarado el estado de alerta en este país. El jueves el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comparecerá ante el Congreso de los Diputados donde explicará el estado de alarma, veremos que comentarios tiene que hacer al respecto.

Imagen: Billetes de Avión

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.