Seguro recordarán aquellos libros infantiles de multitudes dibujadas, donde el objetivo era encontrar al simpático Wally, con su camiseta a rayas, sus gafas y su sombrerito. Bueno, las cámaras digitales de altísima resolución, y la web 2.0 han logrado crear una versión real de este juego...pero donde en lugar de buscar a Wally, te tienes que encontrar a tí mismo. Claro, si asististe al festival de Glastonbury la semana pasada.

Glastotag

Glastotag es una GRAN imagen de 1.3 Gigapixeles compuesta de 36 fotos concatenadas, de alrededor de 70.000 personas. El objetivo es lograr el primer récord mundial de la foto online con mayor cantidad de etiquetas en la historia. Ambicioso, un poco desquiciado, pero extrañamente interesante. Por un lado por el esfuerzo de producción, y las cuestiones técnicas involucradas en la realización de esta imagen: “Dos cámaras Hasselblad H4D-50 con sensores digitales de 50 megapíxeles, una lente de 150 mm en la parte superior y una de 100mm con un adaptador tilt shift en la parte inferior fueron usadas para capturar el nivel extremo de detalle requerido para las fotos. Ambas cámaras fueron montadas verticalmente, y estaban unidas entre conectadas entre sí para disparar al mismo tiempo a la vez que eran rotadas manualmente a incrementos de 10 grados, utilizando un cabezal panorámico Manfrotto 303SPH montado en un trípode estándar”, según la gente de la agencia Poke, responsable de esta movida. Por otro lado, por la integración con la web social y colaborativa, donde entre muchísimas personas, se crea algo único.

Detrás de esto hay una inteligente estrategia promocional, claro, de la red de móviles Orange puntualmente. Las ya más de 2000 personas que se han etiquetado en la imagen, se han tenido que conectar vía Facebook para esto (si las 70.000 en la foto, más otros miles curiosos como yo lo hicieran, imaginen esa enorme base de contactos). La integración con Facebook además permite ver si alguno de nuestros amigos se ha etiquetado, y compartir nuestra porcioncita de foto con el mundo en forma de link...hola éxito viral!. Para los preocupados por la privacidad, se puede prevenir que alguien te etiquete, y de la misma forma en la que te puedes etiquetar, puedes pedir que borren tu cara.

Si hojeamos un libro Guinness de récords mundiales, seguramente nos asombremos página a página del alcance que puede tener el ser humano en la capacidad de dedicación para lograr algo increíble, como la cantidad de tiempo libre para lograr algo completamente ridículo. Ahora, este me parece uno de esos esfuerzos que parecieran bastante inútiles, pero que a la vez son pioneros en su tipo, y que de aquí a 40 años quién sabe si sus protagonistas no lo contarán como cuando hoy alguien nos cuenta “Sí, yo participe de Woodstock”. Ambas son manifestaciones culturales, de culturas muy diferentes por cierto, pero que sin duda son las que terminan definiendo generaciones.

Miré un buen rato la foto, porque realmente es impresionante ver el tamaño y el detalle de esta “gigantografía 2.0”, con esperanzas de encontrar por algún lado a Wally, pero ni rastros, si alguien lo encuentra, ¡a etiquetarlo!

Vía: The Next Web