Hoy, Nicolas Hayek, fundador de la famosísima marca de relojes, Swatch, murió. El hombre siempre me pareció un genio y uno de los mejores ejemplos de lo que significa construír una marca de la nada, en un mercado sumamente saturado, haciendo las cosas a su propio modo y arriesgando.

Una de las cosas más interesantes hechas por Hayek (aunque no de las más exitosas) es el Swatch Internet Time o Beat Time en conjunto con Nicholas Negroponte, el objetivo era crear una nueva forma de medir el tiempo que no tenga nada que ver con zonas o husos horarios. Una especie de "horario universal" que funcione sea donde sea, no importa en qué parte del mundo estabas. La idea era simplificar la forma de comunicarnos en internet cuando tenía alguna relación al tiempo.

Consiste en que, en vez de usar días, horas, minutos y segundo se usen beats. Cada día solar se divide en 1.000 beats, por lo tanto cada beat equivale a 1 minuto, 26,4 segundos.

La idea es que cuando es @482 en Madrid, es @482 en la Ciudad de México o en Buenos Aires. Si querías hacer una cita en un canal de chat (hey, era 1998), simplemente dabas el beat y te olvidas de zonas horarias o en qué parte del mundo estaba el resto.

Nicolas Hayek

El beat time por complicado, porque requería usar un reloj Swatch, porque pretendía cambiar uno de los aspectos más arraigados de nuestra sociedad (la hora) fue un fracaso. Aún así lograron convencer a CNN, Ericsson, algunos desarrolladores de videojuegos e inclusive a El Mundo de España.

Muchos geeks (me incluyo) llevamos orgullosos (grandes víctimas del marketing) un Swatch Beat que mostraba la hora normal y la hora beat. Eran grandes, grises y toscos, pero muchos fuimos felices con uno de estos relojes.

Hoy en día el beat time se reduce a una pequeñísima línea en la portada de Swatch.com. A mi me encantaba la idea, proponerlo y hacer una gran campaña publicitaria alrededor de eso requiere de muchos pantalones. Nicolas Hayek los tuvo. Se le extrañará.

👇 Más en Hipertextual