Siempre me gustaron las demoliciones. Ver estructuras tan grandes como edificios que usualmente tardaron meses en ser construidas desaparecer en cuestión de segundos y convertirse en polvo es algo que me fascina.

El domingo demolieron el Estadio de Texas y los encargados de realizar este trabajo lo anunciaron e invitaron a todos los habitantes del lugar a concurrir y disfrutar del evento.

Obviamente hoy cualquiera que tenga un celular relativamente nuevo puede filmar lo que se le cruce por delante y por ese motivo cientos de videos inundaron YouTube. Les dejo uno con buena calidad pero puedes ver la demolición de todos los ángulos que quieras.