Calentito estuvo el día de ayer respecto al tema de filtraciones relacionadas con Apple al publicar, tanto Engadget como Gizmodo, tanda de imágenes e información de un dispositivo que decían era un prototipo del nuevo iPhone 4G (el que veis en la imagen), la siguiente generación de iPhone que se espera como agua de mayo.

En un primer momento la mayoría de medios tomó con mucha cautela las informaciones de Engadget y Gizmodo, lo que es completamente lógico ya que prácticamente siempre las filtraciones relacionadas con Apple son falsas, pero con el paso de las horas se ha confirmado que efectivamente lo que se filtró es un prototipo del iPhone 4G. ¿Y de dónde salió?

Pues bueno, según cuenta Gizmodo, de manera pormenorizada, este prototipo de iPhone 4G pertenecía a un trabajador de Apple, Gray Powell, quien se lo dejó olvidado en la cervecería Gourmet Haus Staudt situada en Redwood City (muy cerca del cuartel general de Apple). Concretamente en un taburete del mentado bar quedó abandonado el dispositivo hasta que alguien del establecimiento se percató de su existencia, se lo llevó a casa (después de esperar un rato a ver si aparecía su legítimo dueño), y finalmente terminó en manos de Gizmodo. Fin de la historia.

Pero esta entrada, aparte de para hacerme eco de la filtración en sí misma, tiene otro objetivo: reflexionar sobre la decisión de Gizmodo, que se me escapa completamente, de publicar post desgranando cómo se produjo la exclusiva y gracias a quienes, y con quienes me refiero principalmente a Gray Powell.

Todos tenemos claro lo estrictos que son en Apple, y en cualquier empresa, con el tema de evitar filtraciones, también la gente de Gizmodo, quienes aún sabiendo esto van y publican un post con el que han destapado ante el mundo al responsable directo, trabajando para la compañía, de una de las filtraciones más graves que se recuerdan desde que Apple es Apple. Pero lo peor de todo es que el post, que más que seguro le acarreará serios problemas a este joven ingeniero de software (le pueden llegar a despedir), era completamente innecesario ya que como la propia publicación reconoce en otro post publicaron la historia simplemente debido a que les pareció buena.

Sinceramente creo que tanto Gizmodo, como esta casa o cualquier otro medio, debería ser mucho más responsable y pensar en las consecuencias directas que sufrirán terceros por publicar determinado material.