La imagen que podemos ver arriba corresponde a un fragmento de un cometa originado hace casi 2000 años y que desde entonces ha ido viajando a través del tiempo y del espacio hacia su fatal encuentro con el Sol, lo que que provocará su desintegración.

Parece ser que se trata de uno de los llamados rasantes de Kreutz, que toman el nombre de un astrónomo aleman que los estudio en siglo XIX que los descubrió y estudio posteriormente. El fragmento es la línea blanca que se observa a la izquierda del Sol, que aparece tapado por una máscara ópaca (un coronógrafo), lo que aparece a la derecha y más abajo es Mercurio.

La espectacular fotografía fue tomada el pasado 10 de Enero por el satélite SOHO, que lleva realizando, gracias a la NASA y a la Agencia Europea del Espacio este tipo de fotos desde 1995. Los expertos predicen un aumento de estos rasantes de Kreutz para las próximas décadas lo que dará lugar a aprender y observar más a menudo estos increíbles espectáculos.

Foto: El País