google_logo

¿Está cerca el día en que Google posea incluso “su propia Internet”? Pues esa pregunta es la que se ha planteado desde cientos de blogs al conocerse el nuevo servicio Google Public DNS con el que Google se convierte desde ahora también en proveedor de DNS.

Básicamente el servicio de Google, al igual que todos los proveedores de DNS como por ejemplo OpenDNS o nuestro ISP, consiste en una infraestructura que se encarga de “traducir” los nombres de dominio a direcciones IP, o para entenderlo mejor, convertir nombres inteligibles para las máquinas (como puede ser www.alt1040.com) a números (direcciones IP) con el propósito de que todos los equipos puedan comunicarse entre sí.

¿Y si mi ISP ya me provee DNS para que quiero otras? Porque puede que los servidores de tu ISP que se encargan de resolver DNS no funcionen todo lo bien que deberían, y ahí es donde entra el servicio de Google y el de otros. Concretamente Google en este caso ha puesto hincapié en dejar claro que con su infraestructura navegaremos más rápido y seguro.

Finalmente queda la pregunta ¿y Google qué saca de esto? porque aunque Google no suela cobrar, siempre tiene alguna razón de peso para presentar tal o cual nuevo servicio. Con Google Public DNS los de Google recabarán información agregada (que no sobre hábitos de navegación) y mejorarán con ella otros servicios como Trends o AdPlanner.

Así que nuevo actor en el mundo de los provedoores de DNS y más leña para el debate de la privacidad de los usuarios y la cantidad de información que Google posee de millones de personas. El caso es que aún con todo eso, miles y miles usarán Google Public DNS, como ya usamos muchos otros servicios de Google sin ningún remordimiento.

Vía: Bitelia