telefonica

Justamente ayer escribía sobre la torticera solución que el ISP estadounidense Comcast planteó para resolver una de las varias denuncias colectivas que los usuarios le endosaron a la empresa tras cortar y limitar estos la conexión a aquellos clientes que hacían uso de programas de intercambio de archivos peer to peer.

El “caso Comcast” fue uno de los ataques más claros contra la neutralidad de la red, pero no ha sido el único que hemos visto a lo largo del tiempo ni mucho menos, varios ISP han emprendido acciones similares en otras ocasiones. Pues bien, según comienza a rumorearse, uno de los ISP más potentes de España, Telefónica, parece que está limitando la velocidad de descarga de sus usuarios en servicios de descarga directa como Megaupload y RapidShare.

Según reportan cada vez más clientes de Telefónica en diversos foros las descargas de archivos desde Megaupload y RapidShare les van últimamente extremadamente lentas (unos 15kb), pero es que hay más síntomas que apuntan Telefónica estaría “capando” las conexiones. Esas mismas descargas de archivos que a los usuarios de Telefónica no les tiran bien en otros operadores no dan problemas, no hay diferencia de velocidad entre los que tienen cuentas normales y premium en los servicios, si la descarga se redirige a un puerto que no sea el TCP 80 esta funciona perfectamente y finalmente no hay pérdida de paquetes con lo que la hipótesis de que estamos ante una avería tampoco se sustenta.

Como era de esperar a los usuarios que han llamado al servicio técnico del ISP les dicen que no saben qué pasa, escurren el bulto, lo que para mí es otra prueba de que algo huele muy mal ya que es habitual en estos casos que la empresa prestataria del servicio intente tapar por todos los medios este tipo de acción.

Aunque es complicado demostrar a ciencia cierta si un ISP está o no limitando las velocidades de descarga en determinados sitios a propósito en esta ocasión todo parece apuntar a que efectivamente Telefónica ha decidido plantarle cara a los servicios de descargas directas. De confirmarse estaríamos ante otra vulneración del principio de neutralidad en la red y un ataque directo a los derechos de los internautas.

Vía: SigT