Boeing 787

Después de un retraso de dos años por una larga series de motivo, epecialmente relacionados a la forma en que se construye, Boeing hizo la primera prueba de vuelo de su nuevo 787 Dreamliner.

Aunque el avión impresiona por su tamaño, forma y materiales de construcción, algunos de sus números sorprenden aún más:

  • El Boeing 787 no es el más grande de la empresa (ese sería el 747). Mide entre 56,7 y 62,8 metros de largo.
  • Sus alas se extienden entre 51,9 y 60 metros.
  • Sin carga el avión pesa entre 101 y 115 toneladas.
  • Es capaz de despegar con un peso total (con carga) de entre 165 y 244 toneladas.
  • Viaja a una velocidad máxima de 945 kilómetros por hora (Mach 0,89)
  • Podrá transportar hasta un máximo de 290 pasajeros (787-9).
  • Su autonomía máxima varía dependiendo del modelo. El 787-3 puede viajar entre 4,650 y 5,650 kilómetros. El 787-8 podrá viajar entre 14.200 y 15.200 kilómetros y el 787-9 podrá viajar entre 14,800 y 15,750 kilómetros.

Además la construcción y manufactura del 787 tiene algunos datos curiosos que lo diferencian bastante de modelos anteriores:

  • Montar un avión El montaje final del avión tarda apenas 3 días, menos del 25% del tiempo que antes requerido. Esto se logra subcontratando más empresas que envían a Boeing partes semi-montadas, reduciendo el número de personas requeridas para terminar la construcción de la nave y el inventario total de partes.
  • Un Boeing 787 usa partes construídas en más de 15 diferentes fábricas y/o empresas. Por ejemplo: las puertas de escape son hechas en Suecia por Saab, las alas en Japón por Mitsubishi Heavy Industries o el tren de aterrizaje fabricadas por Messier-Dowty en Francia con titanio de Rusia y frenos hechos en Italia.
  • El material de construcción del 787 es más ligero que otros aviones, 50% material compuesto, 20% aluminio, 10% acero, 5% de otros materiales.
  • Las ventanas para los pasajeros serán más grandes que otros aviones: 48 centímetros de alto. El compartimento de mano será 30% más amplio.

El 787 Dreamliner empezará a entregarse a compañías de aviación en 2010. Empresas latinoamericanas como LAN, Avianca, Aeroméxico y españolas como Air Europa han anunciado la compra de estos aviones.