X-Flex es un nuevo tipo de malla extremadamente fuerte desarrollada por la empresa Berry Plastics en colaboración con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU, un sistema simple y funcional ideado para proteger edificios de explosiones, choques o cualquier otro intento de tirar abajo una pared.

Una pared recubierta con esta malla, compuesta de Kevlar, soporta fuertes impactos y evita que se derrumbe por completo. Lo mejor del invento, a parte de su resistencia, es que aplicarlo no tiene ninguna complicación: tan fácil como quitar una lámina protectora, pegar sobre la superficie que se quiera proteger y reforzarla con elementos de sujeción en sus bordes.

Como podemos ver en el vídeo que acompaña a esta entrada X-Flex funciona a las mil maravillas, una sola capa del material sobre una pared de ladrillos fue suficiente para que esta soportara el impacto de una bola de demolición. Los resultados han sido tan satisfactorios que el Ejército de los EE.UU ya está estudiando la posibilidad de usar mallas X-Flex en instalaciones militares de Irak y Afganistán.

Vía: Popular Science