No literalmente claro. Se trata de una instalación creada por el artista Chris O’Shea consistente en una enorme pantalla Philips instalada en Liverpool y bautizada como Hand from Above.

La gracia del invento en este caso es que la pantalla detecta a los viandantes y “juega con ellos”, aparece una mano que los empuja, eleva y aplasta. De forma resumida es una gran instalación de realidad aumentada. Como nota curiosa, el software con el cual funciona se desarrolló en entornos de programación Open Source (openFrameworks y openCV).

Vía: Make

👇 Más en Hipertextual