igun

Seguramente todos nuestros lectores tuvieron algún momento de desesperación como consecuencia de que a el gadget de turno le dió por no funcionar: que si un cuelgue del ordenador por aquí, que si el mp3 no me lee este archivo, que si el móvil que me vendieron se apaga solo etc. La gente normal, ante estas tesituras, pues se pilla un mosqueo relativo y poco más, pero también los hay que enloquecen por completo.

Como en el caso que nos ocupa. Resulta que un hombre fue a una Apple Store ya que su iPhone no funcionaba correctamente, hasta aquí todo normal. Lo “curioso” del asunto es que este hombre estaba tan extremadamente frustrado (o como una cabra) que le dijo a uno de los empleados era capaz de cargarse el iPhone allí mismo con una pistola. Lógicamente el empleado intentó calmarle, pero no surtió efecto y el protagonista de la historia le dijo : Voy a hacerlo ahora mismo. ¡Mira!, para acto seguido abrirse el lado derecho de la camisa y enseñarle la 9 mm que llevaba encima.

Finalmente el jefe de la tienda llamó a la policía y el “pistolero” terminó con sus huesos en la cárcel acusado de varios cargos graves. ¿Conclusión? el tío estaba un poco trastornado y vio mucho western que le hizo pensar estábamos en la época donde todo se arreglaba con armas (o lo mismo es que no hemos cambiado mucho desde esa época hacía acá).

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.