Stephen Fry, amado por las masas en la red y con más de 600 mil seguidores en Twitter, estuvo dando una charla sobre derechos de autor y el futuro de la música y su relación con internet en el iTunes Live '09 y dio unas declaraciones bastante comprometidas.

El comediante reveló que descarga habitualmente episodios de House y 24 a través de redes BitTorrent y después comenzó a pegarles duro a las discográficas por tratar de asustar a la gente al enjuiciar a personas ordinarias.

Pero si bien está a favor de las personas que descargan contenidos, no está a favor de los que descargan, como él mismo los denominó, a "escalas industriales", que son aquellos usuarios que baja miles y miles de canciones y cientos de películas o series.

Finalmente, cuando terminó su speech, envió un tweet que rezaba algo así como:

Bueno, terminé. Espero que no me malinterpreten. Sería una lástima que lo tomen como 'sírvanse ustedes mismos y sean piratas'.

Sin duda hace falta más gente como Fry, famosa y querida tanto por la población como por el medio artístico, que salga a declarar lo que en realidad sucede en millones de ordenadores de, en este caso, Gran Bretaña. Allí hay nada menos que 6 millones de personas que descargan material diariamente.