Rapidshare es un lugar de alojamiento de archivos que muchísimas personas utilizan para bajar prácticamente todo lo que se consigue en redes P2P: discos, películas, aplicaciones y más. Hasta ahora era un lugar bastante seguro ya que lo máximo que podían llegar a hacer los del servicio era quitar los upoloads y que nosotros recibamos un el archivo fue borrado. Nada dramático realmente.

Pero ahora en Alemania el servicio le dio información personal a las discográficas de personas que infringieron las leyes de copyright. Esta información fue utilizada para tomar acciones legales contra los uploaders e incluso le allanaron la casa a uno de estos usuarios.

Como Rapidshare anteriormente no revelaba información, todo fue bastante raro cuando la casa de este uploader fue allanada, porque si el servicio no revela la data, es imposible de detectar. Esto se debe a que, a diferencia de las redes P2P, no se comparte la IP del usuario sino la del servicio a la hora de descargar archivos.

No se tenía claro cómo es que la información había llegado a las discográficas, pero se informó que están utilizando la ley 101 de los derechos de autor de Alemania.

Lo peor de todo esto es que desde ahora en el país europeo se podrá obtener información de cualquier persona que suba un archivo a cualquier servicio. Un golpe realmente duro para los usuarios que descarguen información con copyright desde la red.