Utilicé Ubuntu (traté Gentoo pero no me dio para tanto) durante un buen tiempo y si había algo que realmente extrañaba muchísimo en Windows y que Linux sí tenía era el comando kill. Para aquellos que nunca tuvieron la posibilidad o ganas de utilizar el sistema operativo de los pingüinitos les comento que, como el nombre indica, este comando sirve para matar un proceso instantáneamente.

Por eso al ver este programa, llamado –en un golpe de innovación que tuvo su programador- Kill, permite, a través de una HotKey que convierte tu cursor en una especie de cursor de la muerte, que mates a la aplicación que desees.

Lo mejor de todo es que la aplicación pesa sólo 205k, funciona perfectamente y es completamente gratis.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.