Mientras hay canciones que incitan a la violencia e incluso a la provocación, resulta que los videojuegos podrían disparar los instintos primitivos de los hombres, llevándonos incluso a obsesionarnos con nuestras consolas.