Los empleados del pub "Barmacia" se acercaron a la sede de la SGAE con 911 euros en monedas de céntimo, cantidad que debían abonar a la entidad por concepto de atrasos; esta forma de pago se hizo en señal de protesta por los métodos y la forma de proceder por parte de la Sociedad General de AUtores y Editores.

La SGAE finalmente no aceptó el pago, tal vez para Teddy Bautista las monedas de un céntimo valen menos.

(Vía Menéame)