Mis lindos recuerdos de Walt Disney World se juntan con ese pequeñísimo sentimiento de gusto con culpa por disfrutar tanto el parque de diversiones (cuando era un niño) y algunas de sus películas (las que hacen con Pixar, claro); por lo mismo he puesto algo de atención al lento camino hacia el fracaso que la compañia lleva desde hace algunos años según muchos por culpa de Michael Eisner.

Para los geeks y MACeros como yo, ese nombre suena más porque es el culpable de que Pixar (que es de Steve Jobs) firmara el contrato con Disney y los lanzara al estrellato inmediato y también de que este terminara. Esta es una de las miles de decisiones de administración polémicas que Eisner tomó durante sus 20 años como CEO.

Eisner hizo buenas cosas en sus primeros 10 años al frente de la compañía, pero como bien apunta un post del Disney Blog el problema era que decidió meterse en demasiadas cosas y no darle la atención debida a ninguna (el que mucho abarca poco aprieta) haciendo que la calidad general y ganancias económicas de Disney se fuera de picada.

El contrato de Michael Eisner termina en el 2006, y ha enviado una carta avisando que hasta ese día trabaja. Bob Iger entonces tomará el mando aunque habían algunas personas influyentes que querían que Steve Jobs sea el siguiente CEO de Disney.