Una queja recurrente sobre Windows ha sido siempre su precio. De ahí que desde tiempos inmemoriales circularan números de serie, licencias y parches varios para tener el sistema operativo de Microsoft gratis. Y aunque desde Redmond han intentado solventar este tema ofreciendo gratuitamente la actualización de Windows 11 si ya tenías Windows 10, todavía no han dado el paso de ofrecer Windows 11 como hace Apple con macOS, iPadOS o iOS o como hace Google con Android. Pero sí hay una solución intermedia: las máquinas virtuales.

Hace años que Microsoft brinda a los desarrolladores la posibilidad de probar Windows 11 y otros componentes propios, como Visual Studio, UWP, Azure o .NET, de manera segura a través de una máquina virtual. Sin que tengas que descargar una ISO e instalar el sistema operativo de cero. La máquina virtual viene ya preparada. Tú la descargas y a trabajar. Y aunque está pensada para que la utilicen desarrolladores, cualquiera puede hacerse con una.

Obviamente, la idea detrás de estas máquinas virtuales con Windows 11 es que puedas probar el sistema operativo y las actualizaciones que va recibiendo cada pocos meses. Sin temor a estropear la configuración de tu computadora o a perder tus archivos y documentos. Puedes tener una versión previa de Windows configurada a tu gusto y, a través de la máquina virtual, usar Windows 11 en tu día a día con la seguridad que ofrecen las máquinas virtuales. Si algo sale mal, restauras la máquina virtual y vuelta a empezar.

Como son las máquinas virtuales de Windows

Desde el Centro de desarrollo de Windows, una de las muchas páginas de Microsoft dedicadas a desarrolladores de aplicaciones, fabricantes de hardware o desarrolladores web, es posible descargar máquinas virtuales con Windows 11 preinstalado. Es una versión de prueba que suele funcionar sin problemas durante tres meses o más y que sirve para testear tu propio software o el de Microsoft en un entorno controlado.

Las máquinas virtuales que ofrece Microsoft actualmente incluyen:

  • Windows 11 versión Enterprise en modo de prueba
  • La fecha de caducidad es de 5 de marzo de 2023 (o posterior, según cuándo leas esto)
  • El archivo ocupa 20 GB
  • Es compatible con VMWare, HyperV, VirtualBox y Parallels.
  • También incluye Visual Studio 2022 Community Edition con UWP, .NET Desktop, Azure y SDK de Aplicaciones para Windows para cargas de trabajo de C# habilitadas
  • Tiene habilitado el Subsistema de Windows para Linux 2 con Ubuntu ya instalado
  • Tiene instalado el Terminal Windows
  • Tiene habilitado el modo de desarrollador
Las máquinas virtuales sirven para probar aplicaciones en un entorno controlado

Ventajas de las máquinas virtuales

Una máquina virtual es una aplicación que emula un PC. Así puedes ejecutar un sistema operativo dentro de otro. El sistema virtualizado está controlado porque funciona en un entorno virtual controlado. Puedes especificar la cantidad de memoria, espacio en disco y demás características gráficas o de hardware que quieras emular. Siempre en función del PC que estás usando.

Las máquinas virtuales sirven para varias cosas:

– Probar aplicaciones o páginas web de forma segura.
– Usar sistemas operativos o aplicaciones antiguos sin miedo a vulnerabilidades o incompatibilidades.
– Hacer pruebas de seguridad en un entorno controlado.
– Probar nuevas aplicaciones, actualizaciones o sistemas operativos sin afectar a tu ordenador.

Entre las ventajas de usar una máquina virtual con Windows 11 destaca el no tener que instalar Windows 11 físicamente en tu PC. Si algo va mal en la máquina, la restauras y borras los cambios que hiciste. Puede conectarse a internet y acceder a los periféricos de hardware que necesites usar. 

Como inconvenientes, tener en marcha una máquina virtual implica un mayor uso de recursos. Es decir, que tu ordenador debe ser relativamente potente para poder usar la máquina virtual con fluidez. Si es un portátil, la batería durará menos. También ocupa más espacio en disco, etc. Pero cuando te canses de la máquina virtual, puedes borrarla y a otra cosa.

Puedes probar Windows 11 gratis en una máquina virtual

Instalar máquinas virtuales con Windows 11

Aunque están enfocadas a desarrolladores, cualquiera puede descargar una máquina virtual de Windows 11, probarla, personalizarla, etc. Y el proceso, en la actualidad, es muy sencillo, ya que Microsoft permite descargar la máquina virtual para las principales soluciones de virtualización: VMWare, VirtualBox, Parallels y la que trae Windows por defecto, Hyper-V.

Así, lo primero que hay que hacer es instalar una de esas soluciones. VirtualBox es gratuita y tiene versión para Windows, Mac y Linux. VMWare tiene versión de pago y una más sencilla gratuita, VMware Workstation Player. Está disponible para Linux y Windows. Por su parte, Parallels es de pago y está disponible para Windows y Mac. Y, finalmente, Hyper-V. Es la opción que trae Windows por defecto, aunque es más difícil de usar si no estás familiarizado. No está en todas las versiones de Windows, solo en Pro, Enterprise y Education.

Una vez hemos decidido qué software de virtualización vamos a usar, toca descargar la máquina virtual apropiada. Antiguamente requería que te registraras con tu cuenta de Microsoft. En la actualidad no hace falta. La descarga está abierta al público. Descargarás un archivo comprimido de 20 GB que contiene la máquina o entorno virtualizado. 

Las herramientas de virtualización permiten importar máquinas ya configuradas como la de Microsoft

Importar la máquina virtual de Windows 11

Cuando tengas el archivo descargado, descomprímelo. El último paso será importar esa máquina virtual desde la app elegida, VMWare, VirtualBox, Parallels o Hyper-V. La importación es muy sencilla y hará que puedas usar esa máquina virtual sin que tengas que crear una nueva. Como vimos antes, la máquina de Microsoft ya trae todo instalado.

Al terminar de importar la máquina virtual, ya podrás abrirla y probarla. Entre las primeras cosas que querrás cambiar seguramente se encuentre el idioma por defecto, comprobar las actualizaciones, etc. a partir de ahí, ya no necesitarás tocar gran cosa. No está de más hacer una captura o guardado para poder restaurar la máquina si algo va mal. Vendría a ser el equivalente a restaurar Windows pero sin afectar al resto de elementos de la máquina virtual.

Al tratarse de una versión de evaluación de Windows 11, tal vez haya alguna característica bloqueada, pero es del todo funcional. Podrás instalar aplicaciones, iniciar sesión con tu cuenta de Microsoft, sincronizar archivos con OneDrive, etc. Y con la ventaja de que funcionará sin afectar a los componentes y archivos de tu ordenador principal.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario