Teniendo en cuenta la tradición de Matilda en el cine, quizá no haya muchas maneras de versionar esa historia. Aunque la producción no fue un éxito en taquilla, la sensación es que con el tiempo se ha posicionado como un film sobre el que casi cualquier persona sabe o ha escuchado alguna referencia. Partiendo de este punto, Netflix ha dado con una adaptación que rinde distintos homenajes a Roald Dahl, el autor de la obra literaria que inspiró la película estrenada en 1996. El resultado es Matilda, de Roald Dahl: El musical, una satisfactoria representación de una pieza, contagiada por la adaptación del Royal Shakespeare Company, y también de una parte de un universo narrativo. 

Abordar toda la obra de un autor en una producción de menos de dos horas parece imposible; lo normal es que lo sea. Pero es probable que los lectores de Roald Dahl y aquellos que no lo sean sepan encontrar guiños a su trabajo. Ese que en el cine se ha visto en otras producciones como Charlie y la fabrica de chocolate y James y el melocotón gigante, entre varias adaptaciones más.

Como la buena literatura, en el caso de Roald Dahl sus relatos pueden resonar en distintas generaciones. Las adaptaciones de sus películas reflejan un universo en el que los chicos atraviesan múltiples dudas y los adultos, en algunos casos, son presentados como figuras con un carácter fuerte que esconde, en el fondo, una profunda vulnerabilidad. 

Matilda, de Roald Dahl: El musical

Se trata de una revisión del la icónica obra de Roald Dahl. La adaptación guarda muchos paralelismos con la primera película. Aunque aquella no fue un éxito de taquilla, es una referencia pop que se ha metido en distintas generaciones. Una suerte de paradoja: aunque no llenó salas de cine, está cada tanto en las casas de no pocas personas. Esta versión de Netflix se apega a varios aspectos, con base en la obra literaria, y se permite una vuelta de tuerca al presentarlo como un musical.

Puntuación: 3.5 de 5.

Los paralelismos de Matilda,
de Roald Dahl: El musical

Su título ya marca una diferencia en relación con la adaptación de 1996. Esa diferencia ayuda a que el trabajo de Netflix no parezca un calco. Aunque hay bastantes referencias cercanas. Una de las más evidentes es que en Matilda, de Roald Dahl: El musical volvemos a ver a Agatha Trunchbul, interpretada por Emma Thompson.

La actriz ofrece una interpretación sólida e intimidante. Su elección y el trabajo del departamento de maquillaje son un éxito en todos los sentidos posibles. La actriz logra evocar a su predecesora, algo que no es cosa menor cuando se piensa que Pam Ferris puede ser vista como la pesadilla de cientos de niños a raíz de la interpretación que ofreció en aquella adaptación.

En esto, Emma Thompson encuentra un gran aliado en el vestuario y el maquillaje. Las prendas hacen recordar a la producción pasada y todo el artificio aproxima el rostro de la actriz al de la otra. Hasta tal punto que hay encuadres en los que parece que pueden confundirse. Ella sirve de vehículo para describir el fondo de la obra.

Matilda, de Roald Dahl: El musical procura refrescar aquella adaptación. Está a medio camino entre hacer una versión muy propia y no contradecir la referencia ya instalada en el imaginario de muchas personas. En esta ocasión, el peso de los padres de la protagonista, interpretada por Alisha Weir, no es tan marcado como en la primera. Pero sigue teniendo una influencia clave, ¿cómo no? Mientras tanto, Agatha Trunchbul crece de forma sostenida a través de la película de Netflix.

La actualización del relato

Matilda, de Roald Dahl: El musical desea ser una obra más representativa que su predecesora, sobre todo en el aspecto racial. Una decisión coherente con los tiempos que corren. Su desarrollo, a través del género musical, también lo es. Aunque las referencias e influencias son evidentes, a través de este medio narrativo se logra ofrecer un valor distinto en relación con la obra. 

Matilda de Roald Dahl El musical, critica

Roald Dahl's Matilda the Musical. (L to R) Winter Jarrett-Glasspool as Amanda Thripp, Ashton Robertson as Nigel, Alisha Weir as Matilda, Rei Yamauchi Fulker as Lavender, Andrei Shen as Eric in Roald Dahl's Matilda the Musical. Cr. Dan Smith/Netflix © 2022
Fotografía de Dan Smith/Netflix © 2022

En este punto, lo normal es imaginar un debate entre cuál es mejor. Pero no se trata de eso sino de cómo cada adaptación puede recrear una parte del universo narrativo de Roald Dahl. Entre una y otra pieza hay diferencias que descubren algunas capas de los personajes. Por eso el autor es un clásico británico. Su trabajo habilita múltiples lecturas. Estas llevadas al cine, acercan una forma de ver al mundo para niños y adultos, en formato gran pantalla o streaming.

Este musical contribuye a esa búsqueda, a rendir un homenaje a una adaptación cinematográfica icónica y a invitar a otras generaciones a acercarse a la obra de un escritor clave de la literatura contemporánea.

La película estará disponible en Netflix a partir del 25 de diciembre.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario