Los últimos reportes en relación al Apple Car apuntaban a un vehículo sacado de una novela de ciencia ficción. Un coche sin pedales ni volante que podría moverse de manera totalmente autónoma por las calles. Sin embargo, según la información de Mark Gurman (Bloomberg), los de Cupertino finalmente han decidido pisar el freno y centrarse en un objetivo más realista. Eso sí, este giro brusco ha provocado un retraso en el lanzamiento de su producto.

De acuerdo al citado medio, la primera versión del Apple Car sí tendrá pedales y volante. Además, su sistema de conducción autónoma solo podría funcionar en carreteras.

Evidentemente, esta meta dista muchísimo de lo que se conocía originalmente sobre Project Titan, pero es el camino que la compañía ha decidido tomar tras los múltiples obstáculos que se han presentado. Sin ir más lejos, el equipo responsable del Apple Car ha perdido un buen número de ingenieros en meses recientes; sin olvidar todos los altos ejecutivos que han abandonado el proyecto —y la empresa— a lo largo de los años.

Bloomberg detalla que gran parte de las dificultades que enfrenta la compañía con el Apple Car se deben, principalmente, a la falta de experiencia en el sector. Si bien han sido capaces de introducir nuevas categorías de productos en el mercado de la tecnología de consumo, ninguno de sus trabajos previos se acerca a desarrollar un coche.

A lo anterior se suma, además, que Apple también tiene que lidiar con los desafíos que supone crear un vehículo con conducción autónoma. No existe ningún fabricante que, hasta la fecha, haya creado un sistema autónomo libre de errores, y Apple no ha sido la excepción. Tan solo por este impedimento, su visión de tener un coche sin pedales ni volante quedó en un sueño, por ahora…

El Apple Car ahora apuesta por un diseño más tradicional

Apple CarPlay, Apple Car

Este notable cambio de estrategia, por supuesto, tendrá repercusión en el diseño final del Apple Car. Actualmente trabajan en una nueva propuesta, misma que se encuentra en una etapa de «preprototipo». El objetivo es terminarlo, a más tardar, a finales de 2024; ya que su intención es iniciar un periodo de pruebas durante 2025.

Ahora bien, los liderados por Tim Cook saben que el Apple Car debe diferenciarse de la competencia para tener éxito. Entre las características del nuevo vehículo estarían, por ejemplo, la posibilidad de disfrutar películas o videojuegos mientras la conducción autónoma está activa. El sistema avisaría al conductor cuando debe volver al control manual para trasladarse con seguridad en las calles de una ciudad. Esta novedad, eso sí, solo estaría disponible inicialmente en Estados Unidos.

Pero donde el Apple Car realmente podría marcar diferencia es en el ordenador interno que hará posible todo el despliegue tecnológico. Gurman asegura que esta computadora, conocida internamente como «Denali», tiene un procesador cuyo rendimiento equivale, aproximadamente, a cuatro chips de gama alta de un Mac. Si el M1 Max ya hace maravillas, imagina lo que podrían lograr cuatro combinados. No obstante, la fuente señala que Apple podría reducir su potencial para reducir los costos de producción.

El mismo chip, desde luego, se encargaría de procesar la conducción autónoma. El Apple Car se apoyará en un sistema de cámaras y sensores para determinar su ubicación exacta, identificar carriles y medir distancias respecto a otros objetos. Por otro lado, los propietarios podrían controlar el vehículo a distancia en situaciones de emergencia.

Un punto bastante interesante del reporte es que, para algunas funciones de inteligencia artificial, Apple ha preferido recurrir al procesamiento en la nube. Específicamente, a la infraestructura de Amazon Web Services.

El coche de Apple no será nada barato

Apple, Apple Car

Apple, durante los últimos años, ha priorizado el crecimiento de su división de servicios, y con el Apple Car lo seguirán haciendo. Gurman dice que la empresa planea ofrecer su propio programa de seguros, tan indispensable en cualquier coche recién adquirido.

¿Cuándo verá la luz el Apple Car? Si su nuevo plan marcha conforme a lo esperado, el vehículo estará disponible durante 2026. Su precio, eso sí, no estaría al alcance de todos los bolsillos. Gurman habla de un coste superior a los 120.000 dólares, aunque Apple pretende dedicar esfuerzos para reducir esa cantidad hasta los $100.000.

Debido a la montaña rusa que ha sido el desarrollo del Apple Car, es difícil garantizar si esta nueva visión llegará a buen puerto. Eso sí, nadie puede negar que los nuevos objetivos son mucho más realistas. Quizá Apple no dejará impactado a todo el mercado como lo hizo en su momento con el iPhone, pero sí tendrá un producto listo para venderse y, sobre todo, una base sólida para realizar mejoras a futuro.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario