La Navidad es una fiesta en la que suele predominar una idea de ilusión. Uno de sus principales representantes es Santa Claus. Ese adulto mayor que va sobre un trineo dejando regalos en cada casa y que en la actualidad tiene su mejor representación en Tim Allen. Es él quien vuelve como Scott Calvin en ¡Vaya familia Claus!, disponible en Disney+. De esa forma, prolonga una extensa saga de producciones orientadas a un mismo fin: sostener el brillo de esa ocasión. 

Aunque la carrera de Tim Allen no puede ser resumida en este papel, su trayectoria no se explica sin esta interpretación. ¡Vaya Santa Claus! –Santa Cláusula en Latinoamérica– (1, 2 y 3) fue la franquicia que le dio a Allen un lugar privilegiado en esta época del año. Su relación con el personaje es tal que, dentro de la ficción, ya son treinta años de trabajo. ¡Vaya familia Claus! responde a esa tradición, estableciendo distintas premisas que la ubican en un momento presente.

¿Cómo de posible es sostener este tipo de franquicias a través del tiempo? Probablemente, hasta que sus actores más representativos estén capacitados para cumplir sus roles. Pero el relato necesita de una actualización narrativa que ¡Vaya familia Claus! intenta proponer durante los dos primeros episodios, disponibles a partir del próximo 16 de noviembre en la plataforma Disney+.

¡Vaya familia Claus!

Esta serie de Disney+ es la prolongación de la histórica saga de películas ¡Vaya Santa Claus!. Tim Allen vuelve sobre un personaje del que se apropió sin que hubiera manera de alejarlo de él. De esa forma se ha convertido en una suerte de ícono contemporáneo asociado con la navidad. La historia es fiel a lo propuesto a través de las películas (lanzadas entre 1994 y 2006), y moderniza parte de su discurso tocando algunos temas relevantes en tiempos actuales, como la vejez y el peso de los mitos en la sociedad contemporánea.

Puntuación: 3.5 de 5.

El valor de Tim Allen
dentro de ¡Vaya familia Claus!

Esta serie de Disney+ prolonga la mitología sobre el personaje, asentada en el imaginario colectivo a través de las películas. Dentro de las ventajas que eso entraña está la posibilidad de que distintas audiencias puedan reconocer al intérprete sin mayor dificultad. La sensación, desde hace años, es que Tim Allen nació para interpretar a Santa Claus. Aunque los guiones lo favorezcan más o menos, él parece invencible al paso del tiempo.

YouTube video

Tim Allen, con este personaje, está posicionado dentro de distintas generaciones. Eso hace de ¡Vaya familia Claus! una opción relevante cuando se acerca la fiesta navideña. Niños y adultos pueden compartir el visionado de esta serie con gusto. Puede que los mayores no solo vean los capítulos, sino que también recuerden las antiguas películas, estrenadas entre 1994 y 2006. Por su parte, los menores podrán tener contacto con una franquicia que, dentro de su género y momento, es de las más destacadas. Incluso, no se descarta que después de la serie deseen conocer qué ocurrió en las cintas. 

El relato de esta saga de producciones ha procurado adaptarse al envejecimiento de su actor. Esto, uno de los aspectos más delicados dentro de un relato, lo ha hecho de forma digna, sin ningunearlo ni dejar que la historia pierda vigencia por este aspecto. ¡Vaya familia Claus! sigue siendo una historia para niños, enfocada en cultivar una mitología específica, haciendo guiños a distintas cuestiones que atraviesan a la sociedad contemporánea.

El paso del tiempo y la modernidad

Una de las premisas sobre las que gira ¡Vaya familia Claus! es el futuro de Scott Calvin como Santa Claus. El envejecimiento toca la puerta de la ilusión. Calvin ya no es quien solía ser y, ahora, por diversos inconvenientes, sus habilidades para cumplir con sus funciones se han visto disminuidas. El personaje lucha contra su sentido de la responsabilidad, su compromiso en relación con su rol, con su cuerpo y, también, con su rol familiar.

¡Vaya familia Claus!, Tim Allen

Conviene recordar que, dentro de esta franquicia, Santa Claus no es un ente ajeno a las dinámicas sociales. Por eso mismo, es relevante que, durante los dos primeros capítulos, se describa la crisis de fe que atraviesa la navidad cada tanto tiempo. ¿Se ha dejado de creer en ella? ¿Cuán familiar sigue siendo el hombre vestido de rojo que viaja en un trineo? ¿Cuánta ilusión de la niñez se pierde en la adultez? ¿Cómo los adultos aprenden a distribuir su tiempo entre el trabajo y el hogar?

¡Vaya familia Claus! no es un ensayo audiovisual a partir de esas preguntas. Tampoco es una serie que adopta un tono formal en relación con el resto de la franquicia. Su humor sigue siendo sencillo y su enfoque claro: entretener. El detalle es que los cuestionamientos anteriores, que pueden tener ramificaciones complejas, como el rol que tienen los adultos mayores dentro de la sociedad o cuán complejo puede ser criar a un niño o niña, son puentes hacia una generación que creció con este personaje.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

La serie de Disney+ tiene como meta encontrar a un sucesor. Esto, al menos por lo visto en los dos primeros capítulos, se hace integrando parte de la tradición de la franquicia sin dejar de modernizarla.

Deja un comentario

Deja tu comentario